Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2004
Política internacional

Bombas antibúnker nucleares

Se diseñan bombas nucleares que penetrarán en la tierra para destruir refugios militares. Su utilidad estratégica y táctica se halla en tela de juicio.
En el transcurso de la Primera Guerra del Golfo, los potenciales antagonistas del ejército estadounidense aprendieron una ilustrativa lección: la lluvia de bombas inteligentes de alta precisión que cayó sobre centros de mando, depósitos de armas y otras instalaciones del bando iraquí, dejó patente la extrema vulnerabilidad de los activos militares inmovilizados en superficie ante los ataques aéreos. Para quedar indemnes, las bases operativas clave y los depósitos de armas camuflados deberían instalarse bajo tierra, en búnkeres de hormigón fortificados o en el interior de montañas de roca dura.
Tras la operación "Tormenta del Desierto", los estrategas militares empezaron a debatir en torno a la forma más contundente de destruir tales objetivos "reforzados", enterrados a grandes profundidades, teniendo en cuenta que el ataque contra un búnker o un almacén de armamento subterráneos se halla rodeado de incógnitas. No sólo no hay garantía de éxito, sino que, lo que es mucho peor, la operación podría dispersar agentes químicos o biológicos que allí estuvieran ocultos, con efectos letales para las regiones circundantes. Lo que, por supuesto, no era lo previsto.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.