Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2019
Biodiversidad

Anfibios de los Andes

La variedad de hábitats ha favorecido la enorme diversificación del grupo en la cordillera.

Atelopus: En las tierras altas de Centro y Sudamérica este género se ha visto gravemente afectado por la quitridiomicosis, con decenas de especies quizá ya extintas. En la imagen, A. loettersi. [IGNACIO DE LA RIVA]

En todo el mundo se han descrito unas 8000 especies de anfibios, entre las que se incluyen ranas, salamandras y cecilias (anfibios sin patas y forma de serpiente). Un tercio de ellas habitan en las regiones tropicales de América Central y del Sur. Los mecanismos que han llevado a esta concentración de bioversidad en los trópicos americanos son poco conocidos. Sin embargo, está muy claro que la fragmentación natural de los hábitats favorece la diversificación en los organismos que presentan una baja capacidad de dispersión, como es el caso de los anfibios.

La orogenia que llevó a la formación de los Andes ha facilitado la aparición de nuevas especies. Los gradientes altitudinales originan hábitats muy diferentes en cortas distancias. A lo largo de pocos kilómetros de ascensión por las laderas orientales puede pasarse de zonas semidesérticas y selvas tropicales a bosques montanos húmedos, bosques de nubes con helechos arborescentes y páramos áridos o húmedos situados a más de 4000 metros de altura.

Además, los obstáculos geográficos, como los ríos, las altas montañas, los valles profundos y las zonas áridas, provocan la fragmentación de estos hábitats. Como consecuencia de ello, algunas poblaciones de anfibios quedan aisladas y se adaptan a las condiciones locales, lo que da lugar a una gran diversidad de especies. Así, mientras las especies de tierras bajas pueden distribuirse en extensas áreas geográficas de la cuenca amazónica, muchas especies de alta montaña presentan distribuciones restringidas. Algunas incluso viven en un único valle y están adaptadas a sus condiciones climáticas particulares.

Sin embargo, a pesar del aparente aislamiento de esas poblaciones de anfibios, las infecciones por patógenos (principalmente, la quitridiomicosis) y las alteraciones ambientales están amenazando a muchas especies, algunas de las cuales ni siquiera se han llegado a clasificar. Nuestros estudios llevan años documentando la diversidad de anfibios andinos, así como los patrones o esquemas generales que la rigen y los procesos que la han generado.

[El artículo completo (PDF) incluye un reportaje fotográfico de 2 páginas con imágenes de varias especies de anfibios de los Andes.]

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.