Microagregados

Grupos restringidos de átomos constituyen una fase diferente de la materia. Su química, altamente reactiva y selectiva a la vez, encuentra posibles aplicaciones en catálisis, óptica y electrónica.

Cuando dividimos y subdividimos un sólido, sus propiedades van desapareciendo gradualmente, al igual que sucedía con los rasgos del gato de Cheshire, y se sustituyen por otras características diferentes de las que distinguen a los líquidos y gases. Estas características son propias de una nueva fase de la materia que recibe el nombre de microagregados.

Los microagregados consisten en pequeños conjuntos constituidos por un número restringido de átomos, desde algunas unidades a varios centenares. Estos cuerpos plantean cuestiones que se sitúan en el corazón mismo de la física y la química del estado sólido y del campo, relacionado, de la ciencia de los materiales: ¿cuán pequeño puede hacerse un agregado de partículas antes de que se pierdan las características de la sustancia de la que dichas partículas formaban parte originalmente? ¿Cómo se reestructuran los átomos constituyentes de una sustancia cuando se liberan de la influencia de la materia que los rodea? Si la sustancia en cuestión es un metal, ¿cuán pequeño debe ser un agregado de sus átomos para evitar la característica compartición de electrones libres que explica la conductividad? ¿Se produce el crecimiento de los agregados de forma gradual desde una estructura estable a otra, por simple adición de átomos, o por el contrario, dichas estructuras experimentan transformaciones radicales a medida que van creciendo?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.