Sudoku

Este juego no requiere la aplicación de matemática alguna, ni siquiera de la mera aritmética. Sin embargo, encierra en sí interesantes problemas matemáticos.

Pulse en el título para ver las soluciones.
Un juego de pura lógica sólo podría seducir, parece, a muy pocos: a matemáticos, a informáticos o a ludópatas obsesivos. El éxito asombroso del sudoku demuestra que no es así. Este curioso fenómeno social, un juego de razonamiento que ha invadido en pocos meses todos los continentes, recuerda la moda del cubo de Rubik, que hace unos veinticinco años se convirtió en la pasión de centenares de millones de personas. Pero al contrario que el tridimensional cubo de Rubik, una plantilla de sudoku es una retícula cuadrada de 81 casillas dividida en 9 cuadrados menores de 9 casillas cada uno -las tres primeras casillas de las tres primeras columnas, las tres casillas siguientes de las tres primeras columnas, las tres primeras casillas de las tres columnas siguientes y así sucesivamente-, a los que llamaremos recuadros. La partida empieza con una plantilla inicial donde algunas de las casillas llevan ya inscrita una cifra.
Las reglas son de una simplicidad extrema. Hay que ir ocupando las casillas vacías con los dígitos de 1 a 9, de modo que ninguno aparezca repetido en una misma línea, en una misma columna y en un mismo recuadro. La solución, según los cánones del sudoku, debe ser única. Ninguna operación aritmética (sea la adición, la multiplicación u otra cualquiera) ayudará a resolver un sudoku: las cuadrículas podrían estar ocupadas por nueve símbolos no numéricos (letras, colores, dibujitos, etc.). No se trata, pues, de un juego aritmético, sino combinatorio, y para resolverlo basta y sobra con una lógica implacable y una gran tenacidad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.