Rotaxanos. Nanointerruptores orgánicos

Los rotaxanos son moléculas con una estructura especial, parecida a un tren de cremallera, por lo que podrían suponer una aportación de la química orgánica al armamentario de la nanotecnología.

En su búsqueda de la construcción de dispositivos viables de escala nanométrica, los investigadores se han dirigido a las herramientas de la física de estado sólido (litografía y deposición de vapor, entre otros métodos) para crear conmutadores, palancas y trinquetes de silicio de dimensiones cada vez menores. La química orgánica pondría también su grano de arena, a través de los rotaxanos.

La estructura de esa clase de moléculas recuerda la de una cuenta de rosario. A temperatura ambiente, la cuenta, un ciclofano capaz de aceptar electrones, va y viene rápidamente a lo largo del hilo, deteniéndose en ciertas secciones que pueden cederle electrones. Los expertos pueden recurrir a la luz, compuestos químicos o cargas eléctricas para controlar la posición exacta de la cuenta. De ese modo, la interacción entre la cuenta y el hilo proporciona la base para un interruptor molecular ideal.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.