Un canal de sentido único

El inventor Nikola Tesla patentó un sistema de válvulas que solo permite la circulación de fluidos en un solo sentido y ello sin piezas móviles. Su eficiencia todavía se discute.

Nikola Tesla presenta ante una audiencia de expertos un dispositivo que no deja pasar los fluidos más que en un sentido (arriba). Ventaja: carece de piezas móviles, a diferencia de las válvulas de clapeta (abajo), que carecen de desgaste. [BRUNO VACARO]

Generador de alta frecuencia, transporte de energía eléctrica en forma de corriente alterna, comunicaciones y transmisión de energía inalámbricas... la lista de los inventos de Nikola Tesla es larga. De ellos, uno ha estado olvidado mucho tiempo. Se trata de un dispositivo carente de piezas móviles que, como un diodo con la electricidad, deja circular un fluido en un solo sentido. La idea fue patentada en 1920 sin haber sido prototipada, poco antes de la quiebra de la empresa del genial inventor americano de origen serbio.

El procedimiento ha suscitado un reciente interés por parte de aficionados que se divierten construyendo prototipos y jugando con ellos, y de científicos e ingenieros deseosos de comprender su funcionamiento y de considerar la posibilidad de desviarlo de su uso inicial en compresores y turbinas. El fin esencial de estos trabajos: confirmar o desmentir la predicción de Tesla del valor de 200 para el cociente entre el caudal en el sentido favorable de circulación y el caudal en el sentido desfavorable. Sorpresa: la cuestión no está resuelta del todo.

Obstáculos y trampas
Más allá de la curiosidad sobre el invento de un personaje extravagante, controlar el sentido de un fluido en las canalizaciones es un requisito en un número increíble de aplicaciones, no solo en diversos dispositivos industriales, sino también en los sistemas de perfusión médica o en los circuitos microfluídicos. Una bomba, por ejemplo, no debe expulsar lo que acaba de aspirar. Para evitar los reflujos, los ingenieros usan válvulas o clapetas, cierres antirretorno (véase la primera ilustración). De estos dispositivos existen múltiples formas, pero su principio de funcionamiento es siempre el mismo: la apertura y el cierre de una válvula de asiento, o sea, de un obturador móvil que normalmente se mantiene cerrado y que permite el paso de un fluido bajo el efecto de la presión.

Cuando la presión del fluido se ejerce por un lado, la válvula se comprime contra un tope y bloquea la corriente. Al revés, cuando la presión se ejerce sobre el otro lado, la válvula se abre y deja pasar el fluido. Cuando cesa la circulación, un mecanismo de retención, un resorte por ejemplo, cierra la válvula.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Contenidos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.