Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 1992
Medicina

Miembros fantasma

Personas que han perdido un brazo o una pierna perciben a menudo, como si aún siguieran teniéndolo, ese miembro que en realidad les falta. Pueden también sentir terribles dolores en ciertas partes del "miembro fantasma".

En 1866 S. Weir Mitchell, el más eminente neurólogo norteamericano de su tiempo, publicó su primer informe sobre miembros fantasma. No escogió una revista científica, sino el Atlantic Monthly. Se escudó, además, en un breve relato anónimo, que tituló "El caso de George Dedlow", protagonista al que le amputan un brazo durante la Guerra Civil. Cuando se despierta en el hospital, no sabe que han tenido que amputarle también las dos piernas.

"Sentí de pronto un fuerte calambre en la pierna izquierda. Traté de llegar hasta ella... con mi único brazo, pero, encontrándome demasiado débil, llamé a un enfermero. 'Por favor, hágame unas fricciones en la pantorrilla izquierda'."

"'¿En la pantorrilla... ¡Si no tienes ninguna, compañero! ¡Te las tuvieron que cortar!'"

Algunos aventuran que Mitchell recurrió al Atlantic para comprobar la reacción de sus colegas ante la hipótesis de los miembros fantasma. Temía que no iban a creerse que, tras la amputación, los miembros eliminados pudieran seguirse sintiendo como brazos y piernas reales.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.