Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2017
Historia de la ciencia

Hace 50, 100 y 150 años

Recopilación de noticias publicadas en Scientific American.
Por Daniel C. Schlenoff

«Autoplano» de 1917: En parte auto, en parte aeroplano, todo un lujo. [SCIENTIFIC AMERICAN, VOL. CXVI, N.o 12, 24 DE MARZO DE 1917]

Marzo 1967

Comer ballenas

«Gifford B. Pinchot, de la Universidad Johns Hopkins, ha propuesto criar ballenas planctívoras en cautividad con el doble propósito de abastecer de alimento a la creciente población humana y salvar de la extinción a esos mamíferos. Como granjas de esas ballenas sugiere que podrían emplearse los atolones coralinos del Pacífico. Un aspecto importante de ese plan sería el aporte de nutrientes al agua de los atolones para aumentar la producción de plancton. Señala Pinchot: “Esas ballenas filtradoras ocupan una posición casi única en la cadena trófica marina, dado su tamaño y el hecho de que coman zooplancton. Si las extermináramos, se perdería para siempre ese eficacísimo mecanismo de conversión de vegetales en proteína animal”.»

 

Imanes más potentes

«En un gran número de aplicaciones importantes, los imanes superconductores dan ya mejores y más económicas prestaciones que los equivalentes clásicos. Parece probable, además, que en un futuro no muy lejano, la creciente necesidad de campos magnéticos más intensos y menos costosos en numerosas áreas de la ciencia y la técnica será satisfecha por los imanes superconductores. En el Laboratorio Nacional de Imanes de Cambridge, en Massachusetts, se han conseguido campos de hasta 250.000 gauss con un electroimán clásico, pero la potencia eléctrica que este consume es del orden de los 16 millones de vatios, la necesaria para una población de unos 15.000 habitantes.»

 

Marzo 1917

Un auto volador

«Una lujosa limusina de carrocería esmeradamente acabada, con sus tres ocupantes confortablemente acomodados en unos asientos de tapicería muy bien diseñada, que corre veloz por una carretera o se eleva en el aire merced a sus cortas alas y alcanza enseguida más de cien kilómetros por hora exhibiendo la maniobrabilidad propia de los modernos aeroplanos. Esos son los rasgos del autoplano (véase ilustración) mostrado en la reciente Exposición Aeronáutica Panamericana celebrada en Nueva York. El diseño del autoplano se debe a Glenn H. Curtis y sus ingenieros. “Es una máquina pensada para venderse por unos 10.000 dólares [190.000 dólares de 2017]”.»

 

Trabajo femenino

«Una consecuencia de la guerra en Europa que ha reclamado atención general es el empleo de mujeres en las fábricas de munición. El aspecto más serio del empleo femenino en trabajos mecánicos es de índole económica. En Inglaterra, Francia, Canadá, y también en Alemania, la cuestión es en gran parte patriótica, y los salarios que se pagan a las mujeres son inferiores a los que recibían los hombres a los que sustituyen. Al acabar la guerra, ¿seguirán buscando las mujeres este tipo de empleos? ¿Les pagarán sus empleadores unos sueldos más altos que ahora? Y lo más importante de todo: ¿qué será del ejército de hombres, con familias a sus espaldas, cuando regresen de la guerra y se encuentren sus puestos ocupados por mujeres, la mayoría de ellas solteras? Las necesidades de hoy están cimentando las bases de unos problemas futuros de una gravedad, un alcance y un cariz revolucionario máximos.»

 

Marzo 1867

Tráfico moderno: ferrocarriles y canales

«Hay que descartar el engorroso sistema de “trenes” para el tráfico de gran velocidad y recurrir a vehículos simples que reúnan en una sola unidad la máquina, el ténder y el coche, en los que cincuenta pasajeros pudieran viajar a una media de cien kilómetros por hora a un precio razonable, y en los que se desplazaran cuarenta o cincuenta toneladas de peso total. Hoy la gran limitación a la rapidez de los ferrocarriles es el gran peso y la inestabilidad de los vehículos, lo que supone un gran desperdicio de potencia y un aumento del riesgo a velocidades elevadas. Salvo para los transportes urgentes, en lo que respecta al tráfico de mercancías debemos recuperar y modernizar el vehículo acuático, que cubriría todas las partes del país con una red de ríos y canales para vapores de unas 250 toneladas de arqueo.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.