Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Campos magnéticos cósmicos

A pesar de que hace ya más de cien años de la primera detección de un campo magnético extraterrestre, la naturaleza parece tener aún más sorpresas que el hombre explicaciones. Es mucho lo que nos queda por aprender sobre estos viejos desconocidos.
KLAUS STRASSMEIER, THORSTEN CARROLL Y RAINER ARLT
El electromagnetismo es una de las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza. Sus propiedades fueron descubiertas por James Clerk Maxwell en la segunda mitad del siglo xix. Las ecuaciones derivadas por el físico escocés establecen los principios de la electricidad y el magnetismo, que, con anterioridad a Maxwell, eran considerados fenómenos independientes. Entre otras propiedades, las ecuaciones de Maxwell describen la propagación de las ondas electromagnéticas, a las que pertenece la luz visible. Esta, al llegar a nuestros ojos, da lugar al estímulo que denominamos "visión".
Otra manifestación de esta fuerza fundamental corresponde a los campos magnéticos. Para éstos, sin embargo, carecemos de órgano sensorial, por lo que su detección exige el uso de aparatos de medida adecuados. Así, para orientarnos en el campo magnético terrestre requerimos una brújula. A pesar de ello hemos aprendido a utilizar los campos magnéticos en aplicaciones técnicas, ya se trate de un altavoz ordinario o de los imanes superconductores del acelerador de partículas LHC del CERN.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.