Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Julio 2010Nº 406
Apuntes

Misiones espaciales

Gratuito

Un espíritu no muy libre

La sonda de exploración de Marte Spirit ya no volverá a recorrer la superficie marciana. Atrapada desde hace meses en Troya, una zona de terreno blando, ha sido designada "plataforma estacionaria de investigación"
Menear
La sonda de exploración de Marte Spirit, cuya estancia en el Planeta Rojo alcanzó en enero su sexto aniversario, ya no volverá a recorrer la superficie marciana. Atrapada desde hace meses en Troya, una zona de terreno blando, ha sido designada "plataforma estacionaria de investigación".
Doug McCuistion, director del Programa de Exploración de Marte de la NASA, ha calificado la encrucijada en la que se encuentra la sonda como "la peor pesadilla de un golfista: la trampa de arena, de la que no puedes salir por muchos golpes que des".
Spirit perdió el uso de una de sus seis ruedas hace cuatro años y otra rueda se rompió durante sus recientes esfuerzos en Troya. Con sólo cuatro ruedas operativas, la extracción no ha dado fruto, explicó John Callas, jefe de proyecto para Spirit y su sonda gemela, Opportunity, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. Mientras tanto, la sonda Opportunity continúa valientemente con su misión desde su lugar de aterrizaje, al otro lado del planeta.
El primer desafío al que deberá enfrentarse Spirit consistirá en sobrevivir al largo y gélido invierno marciano, ya que la sonda no está bien situada para maximizar el aprovechamiento de energía solar durante el mismo. Y, sin la energía necesaria para mantener calientes sus componentes, Spirit podría sufrir un fallo electrónico definitivo. Callas estimó que las temperaturas podrían descender por debajo de los 40 grados centígrados bajo cero, acercándose así a los límites de las especificaciones operativas de la sonda.
Steve Squyres, de la Universidad de Cornell, investigador principal del proyecto, espera que Spirit sobreviva al frío y oscuro invierno que se aproxima. Si lo consigue, la primavera traerá numerosas oportunidades para que Spirit lleve a cabo investigaciones científicas en Marte.

Puede conseguir el artículo en: