Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2011
Astrofísica

La edad de las enanas blancas

El estudio de las transiciones de fase durante el proceso de enfriamiento permite calcular con precisión la edad de estas estrellas.
VOLKER WENDEL, JOSEF PÖPSEL Y STEFAN BINNEWIES
Las enanas blancas constituyen el último estadio de la evolución de la mayoría de las estrellas. Toda estrella con una masa inferior a unas 10 veces la masa del Sol (el 95 por ciento de la población estelar del universo) acaba sus días convirtiéndose en una enana blanca. Por ello, las enanas blancas se encuentran entre las estrellas más abundantes del universo.
Cuando una estrella como el Sol o similar agota su combustible nuclear, expulsa al espacio sus capas más externas y deja un residuo muy compacto. El interior de este remanente se compone principalmente de carbono y oxígeno (los productos de las reacciones nucleares de fusión que tuvieron lugar durante las etapas previas en la vida de la estrella) junto a trazas de otros elementos químicos, como los isótopos 22Ne (neón), 25Mg (magnesio) y 54Fe (hierro). Las enanas blancas tienen una masa similar a la del Sol, pero un tamaño equiparable al de la Tierra. Su densidad alcanza valores formidables, del orden de una tonelada por centímetro cúbico.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.