Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 17/01/2019 - envejecimiento

    Nuestro ADN sabe cuántos años viviremos

    La identificación de ciertas variantes en el genoma permitiría predecir si una persona presentará mayor o menor esperanza de vida que la media de la población

  • 16/01/2019 - Oceanografía

    El cambio climático energiza las olas

    Cuanto más calientes estén los mares, más potentes serán en general las olas. Esta es una consecuencia inesperada del cambio climático. Sin embargo, ante Europa la tendencia apunta en sentido contrario.

  • 16/01/2019 - Envejecimiento

    Los insectos también envejecen

    Del mismo modo que los humanos, los grillos de campo sufren un deterioro físico a lo largo de la edad adulta, a pesar de vivir unas semanas.

  • 15/01/2019 - aprendizaje automático

    ¿Una nueva forma de inteligencia artificial?

    Los investigadores presentan un nuevo modelo de aprendizaje automático que en vez de a las capas de las redes neuronales profundas recurre a una «caja negra» que resuelve ecuaciones diferenciales.

  • 15/01/2019 - DOLOR

    ¿Por qué la percepción del dolor varía según el sexo?

    La testosterona, el estrés y la memoria serían los factores responsables de la hipersensibilidad masculina.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Agosto 1997Nº 251

Informe especial Avances en terapia génica

Neurología

Terapia génica para el sistema nervioso

Llegará el día en que la inserción de genes en las células cerebrales brinde a los médicos una forma de paliar, o incluso de invertir, la lesión producida por una enfermedad neurodegenerativa.
Menear
A todos nos inquieta la perspectiva de contraer una enfermedad crónica. Si la amenaza se refiere a un deterioro neurológico, la angustia que nos atenaza es mayor. La enfermedad de Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica (enfermedad de Lou Gehrig) y otras de parecido tenor van usurpando poco a poco el control del organismo. La lesión de la médula espinal puede crear, de golpe, igual degradación. Por no hablar de la enfermedad de Alzheimer, que ataca a la esencia misma de la personalidad de quien la padece con el deterioro progresivo de sus facultades mentales.
Muy poco han avanzado la ciencia médica básica y la aplicada en su lucha contra esas enfermedades, debido en buena parte a la vulnerabilidad del cerebro y la médula espinal. A diferencia de muchos tipos celulares, las neuronas del sistema nervioso central de los adultos no se dividen. En ese fenómeno de la biología estriba la tragedia central de la enfermedad o la lesión neurológica: en circunstancias normales, las neuronas que se pierden desaparecen para siempre; no cabe esperar que el tejido nervioso lesionado del cerebro y la médula espinal se repare por sí mismo.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados