Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 1997
Neurología

Terapia génica para el sistema nervioso

Llegará el día en que la inserción de genes en las células cerebrales brinde a los médicos una forma de paliar, o incluso de invertir, la lesión producida por una enfermedad neurodegenerativa.
A todos nos inquieta la perspectiva de contraer una enfermedad crónica. Si la amenaza se refiere a un deterioro neurológico, la angustia que nos atenaza es mayor. La enfermedad de Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica (enfermedad de Lou Gehrig) y otras de parecido tenor van usurpando poco a poco el control del organismo. La lesión de la médula espinal puede crear, de golpe, igual degradación. Por no hablar de la enfermedad de Alzheimer, que ataca a la esencia misma de la personalidad de quien la padece con el deterioro progresivo de sus facultades mentales.
Muy poco han avanzado la ciencia médica básica y la aplicada en su lucha contra esas enfermedades, debido en buena parte a la vulnerabilidad del cerebro y la médula espinal. A diferencia de muchos tipos celulares, las neuronas del sistema nervioso central de los adultos no se dividen. En ese fenómeno de la biología estriba la tragedia central de la enfermedad o la lesión neurológica: en circunstancias normales, las neuronas que se pierden desaparecen para siempre; no cabe esperar que el tejido nervioso lesionado del cerebro y la médula espinal se repare por sí mismo.

Artículos relacionados

Otros artículos del informe especial Avances en terapia génica

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.