Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Naturaleza y alcance de los ensayos clínicos

El trayecto desde la investigación médica inicial hasta el frasco del anaquel de la farmacia es complejo, caro y lento. ¿Podemos agilizar el proceso de la experimentación clínica?
Uno de los acontecimientos médicos más sonados de los últimos cinco años ha sido, sin duda, la expectación suscitada en torno a la angiostatina y la endostatina, que los medios de comunicación hacían capaces de curar el cáncer, una afirmación prematura. Ambas sustancias, que redujeron drásticamente el tamaño de los tumores en un grupo de ratones de laboratorio, ocuparon los titulares varias semanas de la primavera de 1998, para ir luego perdiendo interés.
Sin embargo, los científicos siguieron de forma tenaz y metódica el estudio de estos potentes medicamentos. Año y medio después, en septiembre de 1999, los médicos estaban al fin preparados para someter a prueba la endostatina en el hombre. En poco tiempo, la fase I del ensayo clínico se llevó a cabo en Boston, Houston y Madison. Salvo complicaciones imprevistas, las pruebas continuarán a lo largo del año en curso. Si no aparecen obstáculos y se demuestra que la endostatina es un tratamiento seguro y eficaz, pasarán todavía varios años antes de poder recetarla a los pacientes.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.