Cómo despreocuparse de las vibraciones y conseguir hologramas visibles en luz blanca

Llámase holograma cierto tipo de fotografía que, a diferencia de las normales, crea una ilusión de profundidad y, además, permite que el observador contemple la imagen de un objeto desde distintas perspectivas. La imagen parece tan real como el propio objeto. Existen diversos procedimientos para obtener hologramas, pero todos ellos pasan por exponer durante varios segundos una película a la luz láser que se refleja en el objeto. Muchos de estos procedimientos son extraordinariamente sensibles a las vibraciones durante la prolongada exposición, motivo por el cual los holografistas deben muchas veces recurrir a longitudes muy largas para afianzar sus aparatos.

Roland M. Bagby, de la Universidad de Tennessee, y Laurie Wright, del Hospital Odontológico Eastman de Londres, me han remitido un informe acerca de cómo obtener hologramas sin que salgan borrosos. La instalación la proyectaron Wright y Brian Keane, del Real Hospital del condado de Sussex; Bagby la modificó después. Se basa en una técnica de obtención de hologramas ideada en 1962 por el soviético Yuri N. Denisyuk. El aparato, robusto y de escasas proporciones, puede cargarse en el maletero del automóvil, transportarse a clase e instalarse sobre una mesa donde realizar los hologramas deseados. Además, los hologramas pueden observarse tanto con luz blanca procedente de una lámpara de incandescencia, como con la luz producida por un láser.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.