Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Gases de Fermi atrapados ópticamente

Unos pocos cientos de miles de átomos, enfriados casi al cero absoluto, simulan la física de otros sistemas singulares, como las estrellas de neutrones y los superconductores.
El cuenco, que apenas mide un milímetro de largo por una décima de milímetro de ancho, tiene paredes de pura luz. Un recipiente etéreo, como exige su contenido, un conjunto de átomos de litio enfriados a menos de una millonésima de grado por encima del cero absoluto. Pero no debemos pensar que esa muestra atrapada en la vasija de luz es una mera nube de litio (al igual que no pensamos que un diamante sea un cúmulo de carbonos). Su verdadero valor se encuentra, no en los átomos que la componen, sino en su singular configuración: la de un gas de Fermi degenerado. Se trata de un nuevo estado de la materia; quizá, de cuantos pueda haber en una mesa de laboratorio, el estado más próximo a una estrella de neutrones y a la materia quark del universo primigenio.
Aunque predicha la existencia de los gases de Fermi degenerados hacia los años treinta del siglo pasado, no se creó uno realmente independiente, en el laboratorio, hasta hace algo más de un lustro. Lo más parecido que conocíamos era la nube de electrones del interior del cobre o de cualquier metal común. A pesar de la solidez del metal, los electrones se comportan como un gas: cuentan con libertad para moverse (por eso conducen electricidad los metales), pero sus energías han de seguir un estricto orden jerárquico, el mismo hallado en los gases de Fermi degenerados que hemos producido.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.