Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2018
Astronomía

Un nuevo método de validación estelar

Una avalancha de datos está a punto de revolucionar la astronomía, pero hasta ahora no existían métodos fiables para validarlos. El telescopio espacial Hubble acaba de ofrecer una solución.

Cúmulo estelar NGC 6397: Una determinación reciente de la distancia a la que se encuentran las estrellas de este cúmulo cercano permitirá validar la enorme cantidad de datos obtenidos por la misión Gaia, de la Agencia Espacial Europea. [NASA/ESA/TELESCOPIO ESPACIAL HUBBLE/AURA/STSCI]

Intente este experimento: extienda el brazo con el pulgar levantado y guiñe primero un ojo y luego el otro. Al cambiar de ojo, parecerá que su pulgar «salta» entre dos posiciones. Dicho salto se conoce como paralaje, y permite calcular la distancia a la que se encuentra su pulgar usando trigonometría.

En astronomía, la paralaje se emplea para medir distancias a escalas mucho mayores. En un trabajo publicado hace poco en The Astrophysical Journal Letters, Thomas M. Brown, del Instituto para la Ciencia del Telescopio Espacial, en Maryland, y sus colaboradores han logrado efectuar este tipo de medición para el cúmulo estelar cercano NGC6397 con ayuda del telescopio espacial Hubble. Su técnica proporcionará un mé­todo clave para validar la enorme cantidad de datos publicados este año por la misión Gaia, de la Agencia Espacial Europea.

Resulta casi imposible encontrar un área de la astronomía que no dependa de la escala de distancias cósmicas: un conjunto de métodos que, aplicados en serie, permiten determinar aquellas distancias que resultan demasiado grandes para poder medirlas directamente. Dichas distancias se usan como factores de conversión para derivar las propiedades físicas de los objetos celestes a partir de las observaciones y, por tanto, resultan esenciales para construir modelos del universo.

La base de la escala de distancias cósmicas son las paralajes trigonométricas de estrellas individuales. Esas paralajes permiten calibrar las propiedades físicas de dichas estrellas, las cuales pueden usarse luego para inferir las características de estrellas, cúmulos estelares y galaxias cada vez más lejanos. A las mayores escalas, sirven incluso para calcular el tamaño del universo observable.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.