Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La mayor extinción biológica conocida

La extinción generalizada de especies que se produjo al final del período Pérmico, hace unos 250 millones de años, causó los mayores estragos de la historia de la Tierra y supuso un cambio fundamental en el desarrollo de la vida.
La historia de la vida sobre la Tierra está repleta de catástrofes de magnitud diversa. La que mayor atención ha captado es la que produjo la extinción de los dinosaurios y de otros organismos, hasta llegar a la mitad de todas las especies, hace 65 millones de años (entre los períodos Cretácico y Terciario). A pesar de su magnitud, palidece cuando se la compara con el mayor desastre de todos, la extinción generalizada que se produjo a finales del período Pérmico, hace unos 250 millones de años. Su lista de bajas es realmente asombrosa. De los océanos desaparecieron alrededor del noventa por ciento de todas las especies durante los últimos millones de años del Pérmico. En tierra, se esfumaron más de los dos tercios de familias de reptiles y anfibios. Tampoco los insectos escaparon a la escabechina: el treinta por ciento de los órdenes de insectos dejaron de existir, siendo la única vez que han sufrido una extinción de esta magnitud.
Pero de las catástrofes surgen las oportunidades. Durante varios cientos de millones de años previos a los acontecimientos de finales del Pérmico los mares someros habían estado dominados por formas de vida prácticamente inmóviles. La mayoría de los animales marinos descansaban sobre el fondo del mar o se fijaban a él mediante pedúnculos y filtraban el agua para conseguir alimento o esperaban a las presas. La extinción permitió que muchos grupos que antes tenían poca importancia (los parientes activos y depredadores de los peces, calamares, caracoles y cangrejos de hoy en día) pudieran expandirse, al tiempo que aparecieron algunas estirpes completamente nuevas. Esta reorganización ecológica fue tan espectacular que constituye una línea divisoria fundamental en la historia de la vida. No sólo señala el límite entre los períodos Pérmico y Triásico, sino que también establece el final de la era Paleozoica y el inicio de la Mesozoica. Lo que sobrevivió y lo que se extinguió hace 250 millones de años puede verse actualmente en una charca dejada por la marea.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.