Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 1991
Ingeniería

Células solares muy eficientes

En el laboratorio se ha conseguido hasta un 35 por ciento de rendimiento en la conversión de energía solar en eléctrica, cifra que triplica la eficiencia media de las células solares comerciales y aumenta su rentabilidad.

Aunque la atención pública sobre la energía solar no es hoy la que era tras la primera crisis de la energía, en 1973, la realidad es que en los últimos cinco años se han producido avances científicos que nos hacen contemplar con optimismo las posibilidades de llegar un día, no lejano, a obtener del sol una parte importante de la electricidad que consumimos.

La electricidad fotovoltaica de origen solar es inocua para el entorno. Las emisiones de C02 y demás gases nocivos oscilan entre el 1 % y el 30 % de las que despide una central moderna de carbón, teniendo en cuenta en todos los casos las operaciones de extracción, construcción y explotación. A diferencia de los otros métodos de generación, las células solares no necesitan agua para refrigeración, lo que reviste su interés en países secos como España. El desecho sólido, producido tan sólo al desmantelarlas una vez terminado su largo ciclo de vida (las células solares son virtualmente eternas), está constituido básicamente por chatarra de hierro y vidrio, y es menor que los residuos de baja radiactividad de una central nuclear que haya generado la misma electricidad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.