Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2004Nº 336

Criptografía

El misterio del manuscrito Voynich

Un nuevo análisis de un críptico documento pergeñado hace más de cuatro siglos induce a pensar que no se trata sino de un galimatías.
Menear
En 1912, un librero de viejo estadounidense, Wilfrid Voynich, hizo el hallazgo de su vida en la biblioteca de un colegio de jesuitas cercano a Roma: un manuscrito de unas 230 páginas de extensión, escrito en un alfabeto nunca visto, profusamente ilustrado con curiosas imágenes de plantas, esferas celestes y mujeres bañándose. Voynich reconoció de inmediato la importancia de su nueva adquisición. A primera vista se pudiera pensar que se trataba del manual de un alquimista o herborista medieval, pero el manuscrito estaba enteramente escrito en clave. Ciertas peculiaridades de las ilustraciones, como los peinados, sugerían que el libro debía de haberse confeccionado más bien entre los años 1470 y 1500; por otra parte, una carta que acompañaba al manuscrito, dirigida al sabio jesuita del sigloXVII Athanasius Kirchner, declaraba que lo había adquirido en 1586 Rodolfo II, emperador del Sacro Imperio Romano. Se cree que hubo en el sigloXVII al menos dos eruditos que trataron de descodificarlo; después, el manuscrito estuvo desaparecido durante casi 250años, hasta que Voynich lo devolvió a la luz.
Voynich pidió a los principales criptógrafos de su tiempo que descodificasen aquel texto tan insólito, que no casaba con ninguno de los idiomas conocidos. Pero a pesar de 90 años de tentativas de los mejores criptoanalistas del mundo, nadie ha sido capaz de descodificar el "voynichés", como se ha dado en llamar a su grafía y posible lengua. La naturaleza y el origen del manuscrito siguen siendo un misterio. Los fracasados esfuerzos por descifrarlo han suscitado la sospecha de que no haya código alguno que desvelar. Puede que el voynichés carezca de mensaje alguno y el manuscrito no sea, en realidad, sino un timo muy elaborado.

Puede conseguir el artículo en: