Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Septiembre 2016Nº 480
Panorama

Evolución estelar

El misterio de los cúmulos globulares

El hallazgo de distintas poblaciones de estrellas en varios cúmulos estelares jóvenes aviva el debate sobre la naturaleza de los cúmulos globulares del universo temprano.

Menear

Desde el descubrimiento del primer cúmulo globular en 1665, estas grandes y antiguas agrupaciones de estrellas, que pueden albergar hasta un millón de soles, han fascinado a los astrónomos. Pueden observarse con un telescopio de poco tamaño y se distinguen por su exquisita simetría esférica, lo que las convierte en estructuras únicas en el cielo y fáciles de clasificar. Sin embargo, la historia de su formación y evolución no está clara. En un artículo publicado a principios de este año en la revista Nature, Chengyuan Li, de la Universidad de Pekín, y otros autores describen nuevas observaciones de cúmulos jóvenes que podrían ayudar a descifrar el misterio de los cúmulos estelares más antiguos del cosmos.

En su órbita alrededor de la galaxia que los acoge, los cúmulos globulares se mantienen unidos por la gravedad durante tiempos equiparables a la vida de sus estrellas de masa baja. Sus edades varían entre los 10.000 millones y los 13.000 millones de años, lo que establece una cota inferior para la edad del universo. Profusamente estudiados, durante largo tiempo se pensó que estos sistemas eran simples y que albergaban una sola población de estrellas, las cuales se habrían formado todas al mismo tiempo.

En 2004, sin embargo, nuestro conocimiento sobre los cúmulos globulares dio un vuelco. Las medidas fotométricas efectuadas por el telescopio espacial Hubble revelaron que ω Centauri, uno de los cúmulos globulares más masivos de la Vía Láctea, albergaba no una, sino varias poblaciones de estrellas. Más tarde, el estudio de otros cúmulos globulares confirmó que ω Centauri no se trataba de una excepción, sino que representaba más bien el caso general, lo que causó una revolución en nuestra comprensión de este tipo de objetos. También se observó que esas poblaciones estelares exhibían propiedades químicas únicas, no vistas en ningún otro entorno estelar. Todo ello dejó claro que estas agrupaciones de estrellas no son ni mucho menos simples y que, a lo largo de su vida, experimentan más de un episodio de gestación estelar.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados