Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 2012
Exploración espacial

Destino: la Luna

Puede que el próximo vehículo explorador que ronde por la superficie lunar no sea desarrollado por la NASA, sino por estudiantes universitarios y empresas privadas.

CORTESÍA DEL BARCELONA MOON TEAM

En un campo cubierto de lodo y escombros, a orillas del río Monongahela, en Pittsburgh, un robot piramidal de un metro y medio de altura, con dos cámaras gemelas a modo de ojos, gira lentamente sobre cuatro ruedas metálicas. En un remolque cercano, un grupo de estudiantes de la Universidad Carnegie Mellon se agolpa en torno a un ordenador portátil para ver el mundo a través de los ojos del robot. En las imágenes en escala de grises y de baja resolución que muestra la pantalla se observa un paisaje lleno de baches muy similar al destino final del robot: la Luna.
William «Red» Whittaker, profesor de robótica en Carnegie Mellon, y sus alumnos han construido el vehículo explorador Red Rover para ganar la competición Google Lunar X PRIZE. La iniciativa pretende impulsar el papel de las empresas privadas en la exploración espacial y estimular así la innovación tecnológica en los vuelos espaciales. El premio, de 20 millones de dólares, se adjudicará al primer equipo no gubernamental que lleve un robot hasta la superficie de la Luna, consiga que este recorra al menos 500 metros y envíe a la Tierra un vídeo de alta definición, todo ello para finales de 2015. Un segundo premio de 5 millones de dólares y varios accésits para quienes logren otros objetivos, como llegar hasta el lugar en el que alunizó alguna de las misiones Apolo, elevan el monto total de premios hasta los 30 millones de dólares. Aunque hay 26 equipos en competición, el de Whittaker se perfila como ganador. Su compañía, Astrobotic Technology, fue la primera en pagar un anticipo al cohete que transportará su nave espacial y su vehículo explorador hasta la Luna. En el pasado, Whittaker ha demostrado ser un excelente constructor de vehículos capaces de operar en las condiciones más extremas.

Artículos relacionados

Este artículo incluye

Barcelona Moon Team

    • Ignasi Casanova
    • Marc Zaballa

Un vehículo explorador para buscar hielo y estudiar la posibilidad de extraer oxígeno del suelo lunar.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.