Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Junio 2012Nº 429
Apuntes

Patentes

Gratuito

Sistema propioceptivo

Menear

Sistema propioceptivo: Cuando Hilary Mass tenía ocho años, su familia aumentó por la llegada de un nuevo miembro que le cambiaría la vida: un hermano pequeño con necesidades especiales. Al ser la hija mayor, Mass se convirtió en su cuidadora. Supo entonces que se dedicaría a ello.

Durante los últimos 30 años, ha trabajado con niños con necesidades especiales. Muchos de ellos siguen lo que los especialistas denominan «dietas sensoriales», actividades destinadas a satisfacer sus particulares necesidades de estimulación. A algunos niños autistas, por ejemplo, les gusta ser abrazados o sentir una suave presión sobre los hombros, ya que esa sensación los relaja y de esa manera pueden controlar mejor su ansiedad o hiperactividad. A tal fin existen chalecos especiales, provistos de bolsas de arena que ejercen esa ligera presión corporal. Sin embargo, a muchos de los pequeños con los que trabajaba Mass no les agradaba llevar puestos esos chalecos tan voluminosos. «No se lo ponían por sí mismos. Tenías que convencerlos u obligarlos», explica Mass.

Mass comenzó hace unos siete años a desarrollar su propio traje. El resultado, bautizado como Big Hug («gran abrazo») y descrito en la licencia número 8.095.994 de la Oficina de Patentes de EE.UU., es un chaleco que los niños pueden llevar puesto como si se tratase de una prenda más. El diseño de Mass no emplea bolsas de arena ni otros pesos, sino que consiste en una indumentaria hinchable que permite ejercer presiones regulares y adaptables sobre diversas partes del cuerpo.
Aunque por el momento solo lo ha probado con sus niños, el invento ha demostrado tener éxito. A los pequeños parece gustarles y, de hecho, lo piden. Mass intenta ahora comercializar la idea, que cree que podría ayudar a mejorar el día a día de numerosas familias.

Puede conseguir el artículo en: