Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2012
Altas energías

La búsqueda del bosón de Higgs

Los experimentos CMS y ATLAS del Gran Colisionador de Hadrones han anunciado el descubrimiento de una nueva partícula que podría ser el bosón de Higgs. ¿Cómo se ha llegado hasta aquí?

© CERN

En síntesis

Propuesto en los años sesenta, el mecanismo de Higgs da respuesta a una pregunta nada obvia: ¿por qué las partículas elementales tienen masa?

De dicho mecanismo puede deducirse la existencia de un bosón masivo jamás observado hasta ahora. Los físicos llevan decenios intentando dar con él.

En fecha reciente, dos experimentos del LHC del CERN han referido el descubrimiento de una nueva partícula que bien podría ser el bosón de Higgs.

En este artículo se explica la larga carrera experimental y el delicado proceso de análisis de datos que han hecho posible ese descubrimiento.

El pasado 4 de julio, en el auditorio del CERN se respiraba el ambiente de los grandes días: la organización había convocado para aquella mañana un seminario en el que se harían públicos los últimos resultados relativos a la búsqueda del bosón de Higgs en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC). Tanta era la expectación que, para no perderse el acontecimiento, algunos de los asistentes habían pasado la noche frente a la sala de conferencias. Poco después, los portavoces de las colaboraciones CMS y ATLAS, Joe Incandela y Fabiola Gianotti, anunciaban que sus respectivos experimentos habían descubierto una nueva partícula subatómica.

Tras la presentación de los resultados, Rolf Heuer, director del CERN, tomó la palabra y exclamó: «Como profano, diría: ¡Creo que lo tenemos! Se trata sin duda de un hito histórico, pero al mismo tiempo es solo el principio. Aún nos queda mucho por delante». El auditorio estalló en un larguísimo aplauso y se puso en pie.

La cuenta atrás para la presentación de los resultados había comenzado muy poco antes: el 19 de junio. Ese día se registraron en el LHC las últimas colisiones entre protones antes de iniciar una corta parada técnica. Con ello se completaba la muestra de datos que debían analizarse de cara al congreso mundial más importante en física de partículas, la Conferencia Internacional en Física de Altas Energías (ICHEP), la cual iba a celebrarse en Melbourne entre el 4 y el 11 de julio. Ambas colaboraciones comenzamos entonces nuestra particular carrera para analizar la mayor cantidad posible de datos y alcanzar la máxima sensibilidad en la búsqueda del ansiado bosón de Higgs.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.