Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 2008
Ecología

Recuperación del mar de Aral

Vaciar de manera imprudente el cuarto lago mayor del mundo para regar campos de labor lo convirtió en un desierto seco y tóxico. Se está recuperando ahora su parte septentrional.
El mar de Aral se alimenta de los ríos Amu Daria y Syr Daria. Durante milenios, el curso del Amu se ha apartado del mar en numerosas ocasiones, recortando su extensión. Cuando el Amu reconquistaba su antiguo curso, el lago se recuperaba. En la actualidad, el riego intenso de cultivos como el algodón y el arroz extrae gran parte del agua de los dos ríos, con la mengua considerable del caudal que llega a sus deltas y, por tanto, al lago. La evaporación sobrepasa con mucho la aportación de la lluvia, la fusión de la nieve o el manto freático, lo que disminuye el volumen de agua e incrementa la salinidad.
La Unión Soviética ocultó durante decenios la desaparición del mar de Aral. Fue en 1985 cuando Mihaíl Gorbachov reveló la enorme tragedia ambiental y humana. A finales del decenio de los ochenta, el nivel del mar había descendido tanto, que el agua se había separado en dos masas: el Pequeño Aral (al norte) y el Gran Aral (al sur).

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.