Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Enero 2006Nº 352

Epidemiología

Preparados para una pandemia

Una variedad de gripe altamente contagiosa y letal azotará la humanidad algún día. Sea esta amenaza inminente o remota, ¿estamos preparados para combatirla?
Menear
Cuando los diques de Nueva Orleáns cedieron en agosto de 2005, la fe de los estadounidenses en la capacidad de sus gobernantes para protegerles de las catástrofes naturales se derrumbó. Los responsables políticos calificaron al huracán Katrina y a las inundaciones que éste ocasionó de "ultracatástrofe que superaba las previsiones de los expertos".
Pero, a decir verdad, la catástrofe nada tuvo que ver con una falta de previsión. Las autoridades federales, estatales y locales disponían de un plan de actuación que debía guiar la respuesta del gobierno en el caso de que un huracán alcanzara Nueva Orleáns con vientos de 200 kilómetros por hora, tormentas que levantaran olas que sobrepasaran los diques y las bombas de agua, y que dejara inmovilizadas a miles de personas en la ciudad inundada. En 2004 incluso lo habían ensayado. Pero cuando el Katrina llegó, la ejecución de este plan resultó catastrófica.

Puede conseguir el artículo en: