Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Supervivencia profunda

¿Cuánto durará la especie humana?

ANDREW MYERS (fotografía); ANGELA CAMPOS, Stockland Martel (composición)

En síntesis

El Antropoceno, la época geológica caracterizada por la huella del ser humano sobre el planeta, acaba de comenzar. ¿Marcará el inicio de una transición aún mayor?

Para que eso suceda, nuestra especie tendrá que superar varias amenazas existenciales en distintas escalas de tiempo: desde el crecimiento demográfico y el impacto de asteroides, hasta futuras glaciaciones e incluso el envejecimiento gradual del Sol.

En caso de lograrlo, el ser humano podría llevar al planeta hacia un nuevo eón geológico: el Sapiezoico, caracterizado por una inteligencia colectiva que estabilizaría los sistemas naturales terrestres y extendería la biosfera a otros lugares del cosmos.

El mayor debate entre quienes estudian el Antropoceno gira en torno al momento exacto en que comenzó una época geológica marcada por la influencia humana. Como astrobiólogo dedicado a estudiar las grandes transiciones históricas de la evolución planetaria, a mí me interesa más otra pregunta: ¿cuándo, y cómo, terminará el Antropoceno?

En geología, las épocas abarcan períodos relativamente cortos. Mucha mayor trascendencia revisten los límites entre las fases más largas de la escala geológica: los eones, intervalos de miles de millones de años, cuyas transiciones marcan cambios profundos y permanentes en la historia del planeta. De las condiciones infernales del eón Hádico, la Tierra pasó después al Arcaico, más frío y tranquilo, en el que se gestó la vida. Durante el Proterozoico, algunos de aquellos microorganismos primigenios transformaron por completo el planeta al inundar la atmósfera con oxígeno fotosintético. Ese cambio envenenó gran parte de la biosfera, pero también conllevó el florecimiento de la vida multicelular compleja. Ello dio origen al eón actual, el Fanerozoico.

Tal vez el Antropoceno marque el inicio de otra transición fundamental. El quinto eón podría quedar definido por un tipo radicalmente nuevo de cambio global: uno en el que los procesos cognitivos (los pensamientos y las creaciones de los humanos) adquieran un papel clave en la dinámica del planeta. Propongo designar ese eón potencial Sapiezoico, por «vida sabia».

Por primera vez en la historia de la Tierra, una fuerza geológica consciente está modelando el planeta. Pero una época solo se convierte en eón si se prolonga durante cientos de millones de años o más. Para que eso ocurra, la humanidad deberá sobrevivir todo ese tiempo. ¿Lo lograremos?

EVITAR LA EXTINCIÓN
Los retos más inmediatos para el próximo siglo consisten en estabilizar nuestra población y construir sistemas energéticos y agrícolas que no destruyan el entorno natural. No cabe duda de que antes o después abandonaremos los combustibles fósiles, pero la velocidad a la que lo hagamos determinará si el sufrimiento que causarán las alteraciones climáticas del siglo XXI será igual o peor que el que provocaron las guerras, revoluciones y hambrunas del siglo XX.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.