Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2013
Computación

Fábricas virtuales

Las simulaciones digitales han logrado tal nivel de precisión que las compañías ya pueden someter un producto a todo tipo de pruebas antes de fabricar el primer prototipo.

TRAVIS RATHBONE

Cuando Thomas Edison inventó la lámpara incandescente hace más de 130 años, ensayó miles de prototipos. Su metódica paciencia nos maravilla aún hoy. Pero si un inventor moderno siguiera un método semejante, provocaría más risas que admiración: cada vez más, la investigación y el desarrollo de nuevos productos transcurren en el mundo de los bits.

En la actualidad, la diferencia entre las tecnologías emergentes y aquellas que languidecen puede achacarse a la computación de alto rendimiento. En la «fabricación digital» intervienen millones de procesadores antes de que se produzca la primera pieza física. Los productores de bienes domésticos emplean hoy simulaciones digitales muy superiores a las que hace años introdujo la industria aeroespacial. Esta estrategia no solo abarata el diseño y la producción, sino que consigue convertir una idea en un artículo sobre el mostrador con gran rapidez.

Otros artículos del informe especial El futuro de la fabricación

Mi jefe el robot

    • David Bourne

Introducción

    • Ricardo Hausmann

Imprimir lo imposible

    • Larry Greenemeier

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.