Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 14/12/2018 - VIROLOGÍA

    La versatilidad del virus de la gripe

    Las células infectadas con el virus producen partículas víricas con una gran variedad de formas y de proteínas de superficie, lo que dificulta el tratamiento de la enfermedad.

  • 13/12/2018 - Tecnología

    Un dispositivo para medir nuestra exposición al sol

    Colocado en la piel o la ropa, el pequeño aparato aporta datos sobre la cantidad de radiación ultravioleta, visible e infrarroja que acumula el organismo. Destacan sus múltiples aplicaciones tanto cosméticas como médicas.

  • 12/12/2018 - Climatología

    Oscurecer el sol para enfriar la Tierra: el primer experimento

    Unos investigadores tienen pensado rociar la estratosfera con partículas que reflejen la luz solar. En última instancia, de esta forma se podría reducir deprisa la temperatura de la Tierra.

  • 12/12/2018 - Envejecimiento

    La tenacidad beneficia la salud física

    Las personas de edad avanzada tenaces pero también flexibles en sus objetivos gozan de un espacio vital mayor y, con ello, de más relaciones sociales y actividades físicas.

  • 11/12/2018 - glaciología

    Se acelera la pérdida de hielo de Groenlandia

    Los testigos de hielo, los datos de los satélites y los modelos climáticos revelan la violenta transformación de la vasta capa de hielo.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Abril 2008Nº 379
Ciencia y gastronomía

Gastronomía

La esferificación

Mediante un fino control de la gelificación, se obtienen texturas que abren nuevas vías a la gastronomía.

Menear

transformadas en auténticos laboratorios, las cocinas de los restaurantes vanguardistas explotan los conocimientos que la química y la física ofrecen a la gastronomía. Una de las últimas aplicaciones de esa nueva ciencia culinaria es la esferificación: la transformación de un alimento en esferas líquidas. Aunque las preparaciones esferificadas pertenecen todavía al dominio de la cocina experimental, los lectores aficionados a la alta gastronomía a buen seguro habrán oído hablar de ellas; los más afortunados las habrán degustado.

¿Qué fenómenos fisicoquímicos subyacen bajo la esferificación? Hallamos la respuesta en la gelificación. Si añadimos un gelificante al producto original y le aplicamos luego un baño de una sal de calcio, provocaremos la formación, durante un lapso de tiempo limitado, de pequeñas esferas. En la superficie de estas se crea una estructura de tipo «huevera», con dos capas «onduladas» de gelificante que encierran una hilera de átomos de calcio. El interés de las esferas engendradas reside, sobre todo, en la combinación de texturas que ofrecen: gelificadas por fuera y líquidas por dentro, producen en la boca una agradable sensación de explosión.

La primera aplicación gastronómica de la esferificación se realizó en 2003. Se prepararon «caviar» de melón y «raviolis» de guisantes. Por gelificante se utilizó alginato de sodio. Los alginatos presentan una velocidad de gelificación elevada, no requieren calor ni cambios bruscos de temperatura y se disuelven con facilidad. Todo ello los convierte en grandes aliados de la industria alimentaria; se aplican como gelificantes, espesantes y estabilizantes. Se obtienen a partir de algas pardas (feofíceas) deshidratadas. El alginato de sodio se extrae de algas de los géneros Macrocystis, Fucus, Laminaria y Ascophyllum.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados