Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2016Nº 473

Astronomía

La guerra de los telescopios

La rivalidad entre tres equipos de astrónomos ha amenazado la supervivencia de los mayores proyectos de astronomía terrestre.

Menear

Desde hace quince años, tres grupos de astrónomos han estado persiguiendo el mismo sueño: construir el mayor telescopio sobre la faz de la Tierra. El coloso que cada uno de ellos pretende erigir será tres veces más grande que los mayores telescopios ópticos existentes hoy en el mundo, con capacidad para captar imágenes de planetas que orbitan estrellas lejanas y estudiar todo el universo, remontándose en el tiempo hasta casi la gran explosión.

Ese observatorio de ensueño se presenta en tres versiones: el Telescopio Gigante Magallanes (GMT, por sus siglas en inglés), desarrollado por un consorcio al que pertenece la Institución Carnegie para la Ciencia, con sede en Washington; el Telescopio de Treinta Metros (TMT), proyectado por el Instituto de Tecnología de California (Caltech), las universidades de dicho estado y otros socios; y el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT), concebido por el Observatorio Europeo Austral (ESO). La construcción de los tres instrumentos ascendería a unos 4000 millones de dólares, pero, por ahora, los grupos siguen sin financiación y presionan para conseguirla. Hoy ya podría haber al menos un telescopio gigante en funcionamiento; en su lugar, solo hay equipo parcialmente construido que aguarda su instalación en lugares inhóspitos.

Es probable que los tres observatorios acaben llegando renqueantes a la meta y que comiencen a operar en algún momento de la década de 2020, aunque con retraso y sobrecostes. Pero ¿a qué se debe esta situación? ¿Cómo es posible que tres proyectos con objetivos comunes hayan terminado compitiendo entre sí para obtener financiación? ¿Por qué no han aunado esfuerzos para minimizar la posibilidad de un fracaso colectivo?

Tales preguntas han sido formuladas en repetidas ocasiones por varios agentes, incluido un desconcertado comité estadounidense que debía considerar la financiación federal de dos de los telescopios. Las docenas de científicos entrevistados para este artículo han reflexionado sobre qué podría haber sucedido si, en vez de tres proyectos, se hubiesen propuesto solo uno o dos. Casi todos admiten que, si los grupos en contienda no hubiesen rechazado numerosas oportunidades de colaboración, hoy la humanidad estaría mucho más cerca de disponer de la última generación de observatorios de gran tamaño. La competencia entre dos de ellos se remonta a principios del siglo XX, época desde la que se ha mantenido debido a rivalidades personales, falta de comunicación, pugnas tecnológicas y un expansivo universo de rencor.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados