Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Febrero 2016Nº 473
Apuntes

Tecnología

Gratuito

Un nuevo muñeco para los accidentes de tráfico

Un elaborado modelo informático promete mejorar la seguridad de los vehículos.

Menear

Los maniquíes pueden ser de gran ayuda para evaluar los riesgos de un accidente de tráfico, pero las pruebas estandarizadas que los fabricantes de automóviles efectúan con ellos dejan que desear. A los ingenieros les suele resultar difícil modelizar los golpes provenientes de ciertas direcciones o predecir las consecuencias de los traumatismos en algunas zonas del cuerpo, como las vértebras lumbares o el abdomen. Para solucionar esas deficiencias, más de una veintena de compañías automovilísticas e institutos de investigación han aunado esfuerzos con el objetivo de diseñar un complemento digital: un elaborado modelo informático en tres dimensiones que representa los huesos, los tejidos y los órganos internos de la cabeza a los pies. El grupo, bautizado como Consorcio Mundial de Modelos del Cuerpo Humano (GHBMC), ya ha creado un modelo para un adulto de unos 80 kilos. Ahora se propone extenderlo a fin de que incluya toda una variedad de complexiones físicas y escenarios de tráfico.

DE TODAS LAS FORMAS Y TAMAÑOS
La mayoría de los accesorios de seguridad de los automóviles están pensados para el hombre adulto medio, lo que, en particular, puede comprometer la protección de los niños. El cuerpo infantil muestra unas propiedades mecánicas diferentes de las del adulto, por lo que uno de los objetivos del consorcio es adaptar sus modelos a las características anatómicas de los más pequeños, entre otras variaciones de sexo y edad. Un modelo similar de un niño de diez años ya está ayudando a Anil Kalra y Ming Shen, investigadores posdoctorales de la Universidad estatal de Wayne, a diseñar nuevos parachoques que, en caso de atropello, aumenten la probabilidad de que los peatones más jóvenes caigan de manos y no de cabeza.

PREDICCIÓN DE LESIONES
Si sobreviene un accidente, los vehículos de General Motors equipados con el sistema telemático OnStar ya toman datos, como la fuerza y dirección del impacto, calculan la probabilidad de que los pasajeros hayan sufrido heridas de gravedad y envían su evaluación a los equipos de socorro. J. T. Wang, ingeniero de General Motors y uno de los principales asesores técnicos del GHBMC, cree que los modelos virtuales del consorcio podrían facilitar la ejecución de simulaciones en tiempo real, lo que proporcionaría un retrato más fiel del accidente. «Tal vez podamos predecir el tipo de lesiones antes de que lleguen los servicios de emergencia», señala el investigador. Esa información aportaría pistas clave sobre el estado de las víctimas halladas en estado de inconsciencia. 

COCHES SIN CONDUCTOR
No parece probable que la anunciada retirada de los conductores —y, con ello, de los errores humanos— acabe con las lesiones por accidente. Jingwen Hu, del Instituto de Investigaciones sobre el Transporte de la Universidad de Michigan, considera que los modelos del GHBMC serán fundamentales para afinar los accesorios de seguridad de los futuros coches sin conductor, los cuales tienen mecanismos de operación diferentes y podrían disponer de configuraciones de asientos distintas de las habituales. En un estudio reciente financiado por Ford, Hu halló que, justo antes de una colisión, el sistema de frenado de los automóviles con asistencia a la conducción tendía a alterar la postura de los pasajeros frontales. Como resultado, el cráneo se inclina hacia delante, lo que aumenta el riesgo de lesiones en la cabeza. Asimismo, puede que pronto dichos modelos permitan reevaluar el funcionamiento de airbags y cinturones de seguridad en los nuevos vehículos.

Puede conseguir el artículo en: