Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La animación del movimiento humano

Las animaciones por ordenador adquieren cada vez mayor verismo. Partiendo de técnicas de simulación, basadas en las leyes de la física, se han creado seres humanos virtuales.
El hombre goza de una notable capacidad para percibir los detalles más sutiles del movimiento. Por su forma de andar reconocemos incluso de lejos a las personas de nuestro círculo. Esta facultad nos hace muy exigentes con las animaciones donde intervengan humanos. Para que el movimiento generado por ordenador dé la impresión de verismo y resulte convincente, los actores virtuales han de desenvolverse con naturalidad.
En animación, creación de ambientes virtuales y videojuegos se requiere la síntesis del movimiento humano. A los animadores les gustaría lograr una Toy Story en la que los niños aparecieran en la pantalla no menos tiempo que sus juguetes. Los entrenadores deportivos sueñan con poder recurrir a contendientes virtuales para motivar y enseñar a sus pupilos. Los diseñadores de videojuegos podrían crear productos con personajes interactivos y con mucho "gancho". La posibilidad de simular el movimiento de los humanos posee, asimismo, importantes aplicaciones científicas, en ergonomía, en el análisis del estilo de los atletas y en rehabilitación física.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.