Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2011
Geología

Riqueza mineral de Afganistán

Los yacimientos recién descubiertos en el asediado país podrían cubrir la demanda mundial de tierras raras y minerales críticos y a su vez derrocar la hegemonía local del opio.
©WIKIMEDIA COMMONS/KOLDO HORMAZA/CREATIVE COMMONS 2.0
A primera vista, la escena guarda semejanza con tantas otras que se producen a diario en el sur de Afganistán, en la «zona roja» devastada por la guerra: dos helicópteros Black Hawk descienden sobre una ladera, cerca de la frontera sur con Pakistán. Al aterrizar, marines estadounidenses armados con fusiles saltan a tierra. Pero con ellos bajan también geólogos ataviados con cascos y pesados chalecos de cerámica.
«En cuanto desciendes, asumes tu función como geólogo, casi te olvidas de que estás rodeado por marines», dice Jack H. Medlin, director de las campañas del Servicio de Inspección Geológica de EE.UU. (USGS) en Afganistán.
El equipo de Medlin ha realizado numerosas misiones en helicóptero, que no duran más de una hora para evitar que las fuerzas hostiles dispongan de tiempo para organizarse y bajar. Un intervalo fugaz y acuciante para los geólogos, que en condiciones normales necesitarían días para muestrear y cartografiar un área con detalle. Las formaciones rocosas que contienen elementos químicos deseados, como oro o neodimio, suelen hallarse intercaladas entre otras rocas de menor interés. Todas ellas se depositaron en el pasado y, a lo largo del tiempo, se plegaron, quedaron enterradas y volvieron a aflorar, por lo que hoy aparecen dispersas en diferentes puntos, tal vez en barrancos muy erosionados o en las laderas opuestas de un valle profundo. Seguir su rastro exige experiencia, concentración y resistencia física. Los marines saben que sus protegidos buscan pistas como sabuesos, así que el círculo humano sigue los pasos de los científicos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.