Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

A mayor estrés, más canas

El sistema nervioso simpático de los ratones se hiperactiva con el estrés, lo que diezma ciertas células de los folículos pilosos. Como resultado, el pelo encanece.

GETTY IMAGES/RIDOFRANZ/ISTOCK

Siempre se ha dicho que el pelo de María Antonieta se tornó completamente blanco la noche anterior a su decapitación. Probablemente sea una historia apócrifa, pero este encanecimiento rápido ha acabado recibiendo el nombre de síndrome de María Antonieta. Se suele dar por hecho que está provocado por el estrés, a tenor de lo que nos ilustran las fotos de los presidentes antes y después de su mandato. Sin embargo, se desconoce la contribución relativa que tienen el envejecimiento, los factores genéticos y el estrés sobre la formación de las canas, en buena parte debido a que la mecánica del proceso está aún por descubrir. Un artículo reciente publicado en Nature por investigadores de la Universidad Harvard describe el mecanismo que rige la formación prematura de canas en los ratones sometidos a estrés.

En cualquier cuero cabelludo humano hay unos 100.000 folículos pilosos, con un amplio abanico de tonalidades de cabellos. El color viene determinado por unas células denominadas melanocitos que producen diferentes combinaciones de melanina, un pigmento que absorbe la luz. Los melanocitos proceden de unas células madre denominadas melanocitoblastos, que se sitúan en la protuberancia del folículo piloso. El ciclo normal del pelo se divide en tres etapas: regeneración del folículo piloso (anágena), su degeneración (catágena) y reposo (telógena). Los melanocitos aparecen al principio de la fase anágena. A medida que envejecemos, su reservorio se va agotando poco a poco, lo que hace que el cabello adquiera un aspecto «salpimentado» que, a continuación, se tornará gris para acabar blanco después de perderse por completo el pigmento en todos los folículos pilosos.

Además de la edad, hay otros factores que provocan el encanecimiento prematuro, entre ellos la alimentación deficiente, trastornos como la alopecia aerata o el vitíligo, y el estrés. En el nuevo trabajo, cuyo primer autor es Bing Zhang, los investigadores se dispusieron a comprobar si el estrés intervenía en la formación de canas en los ratones. Para ello, los expusieron, durante cada fase de crecimiento del pelo, a tres situaciones estresantes: dolor, confinamiento y un modelo de estrés psicológico. Cada estado de tensión conllevó el agotamiento de los melanocitoblastos de la región de la protuberancia, con lo que acababan apareciendo parches de pelaje blanquecino.

 

Hiperactivación del sistema simpático

Las teorías imperantes plantean que detrás del encanecimiento inducido por el estrés están las hormonas (como la corticosterona) o las reacciones autoinmunitarias. El equipo de Harvard examinó estos posibles mecanismos, primero bloqueando la señalización de la corticosterona y luego sometiendo a estrés a animales inmunodeprimidos. En ambos casos, solo aparecieron canas tras la situación de tensión, lo que indicaba que ni la hormona ni las reacciones autoinmunitarias provocaban la desaparición de los melanocitoblastos. Sin embargo, estas células expresaban el receptor adrenérgico de tipo β2, que responde a la noradrenalina (un neurotransmisor de la respuesta de lucha o huida en situaciones estresantes), y que, si se perdía, se anulaba el encanecimiento inducido por el estrés.

Los investigadores descubrieron con sorpresa que los ratones a los que habían extraído las glándulas suprarrenales (la principal fuente de noradrenalina circulante) seguían encaneciendo cuando estaban sometidos a estrés.

 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.