Cabellos de hielo

Este tipo peculiar de hielo se forma, con la ayuda de un hongo, en la madera muerta

[Nancy Morrison, Alamy Stock Photo]

El «cabello» que brota de esta rama recuerda a un plumero quitapolvo o un penacho de algodón mullido, tal vez incluso a mechones de una peluca cana de mala calidad. Pero en realidad cada hebra está hecha de hielo. Para que aparezcan estas melenas sedosas, un hongo llamado Exidiopsis effusa tiene que colonizar la madera en descomposición de un árbol latifolio y las temperaturas deben descender justo por debajo del punto de congelación en un entorno suficientemente húmedo. Esa conjunción de condiciones es lo bastante corriente como para que esta formación haya sorprendido a los científicos desde hace más de un siglo. 

Con la temperatura y humedad propicias, el hielo se forma sobre la superficie de una rama al tiempo que el agua permanece líquida en el interior de los poros de la madera. La diferencia de temperatura entre los dos estados del agua crea una fuerza de succión que conduce agua líquida hasta el frente de congelación, lo que alarga gradualmente el «pelo» incipiente. Los estudios indican que, a medida que el hongo digiere parte de la madera, aporta fragmentos de moléculas grandes que sirven de soporte para que el hielo crezca. De este proceso surgen «cabellos» de hasta 20 centímetros de largo. Con la llegada del invierno cada año, los científicos siguen documentando este misterio helado.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.