Captura de murciélagos

Cambiar de equipo de muestreo puede alterar drásticamente los resultados

Los murciélagos lengüilargos de Pallas (Glossophaga soricina) caen con más facilidad en las redes finas. [Phototrip/Getty Images]

El año pasado, la bióloga Gloriana Chaverri y sus estudiantes confirmaron un presentimiento que tenían sobre la captura de murciélagos para su estudio. Colgaron redes de monofilamentos finos en la espesura de la selva costarricense y capturaron 125 murciélagos de 20 especies. En cambio, al emplear las redes clásicas de cordaje más grueso solo capturaron 90 ejemplares de 14 especies. En Royal Society Open Science, su grupo de la Universidad de Costa Rica y del Instituto Smithsoniano de Investigaciones Tropicales ha analizado la influencia que el equipo elegido puede tener en los descubrimientos de las expediciones científicas. Chaverri relata que, aunque las redes más finas cambiaron la dinámica del grupo de investigadores, pues exigen menos charla y más atención a la hora de extraer los murciélagos de ellas, proclives como son a enredarse, ahora forman parte siempre del material de campo. 

Nuestra publicación ha hablado con ella sobre los métodos de captura de estos insectívoros escurridizos y lo que las nuevas técnicas pueden revelar sobre los habitantes de los ecosistemas. 

¿Cómo colgáis las redes en la selva?

Hay que concentrarlas en los mejores lugares, pero no en exceso, porque entonces los murciélagos dejan de volar por esos trayectos. Si la zona está desprovista de vegetación detectan la red con gran facilidad. Se cuelgan siempre cerca del suelo, pero si no se tiene experiencia se tarda mucho en extenderlas porque hay que ser muy cuidadoso, pues se enredan en la ropa. 

El mejor momento es justo tras la puesta del sol, ya que los murciélagos están hambrientos después de todo el día; aquí en Costa Rica, cerca del ecuador, la mayoría se captura entre las seis y las ocho de la tarde. Normalmente intentamos esperar hasta la medianoche. En cuanto a las redes tradicionales que se llevan usando desde hace años, las extendemos y vamos a revisarlas cada 15 o 20 minutos, ya que los hilos resisten los mordiscos de la mayoría de las especies de murciélagos. 

¿Qué te impulsó a estudiar formalmente las diferencias entre las redes tradicionales, más gruesas, y las redes de monofilamento? 

La primera vez que vi este tipo de red fue en un simposio de quirópteros que se celebró en 2013 en Costa Rica. Siempre estoy dispuesta a probar cosas nuevas, así que adquirí una. Un buen día salí, la coloqué y, de repente, comenzaron a caer especies que no había capturado nunca. En ese momento pensé: «Umm, qué interesante». 

Hace pocos años hice un proyecto en Uruguay en el que usé solo redes de monofilamento. Cuando presenté los resultados a otros colegas me preguntaron: «¿Cómo demonios te las apañas para atrapar tantos?». Les enseñé las redes y se quedaron entusiasmados. Esto también me hizo pensar que valdría la pena publicarlo, porque este tipo de red no es muy conocido. 

¿Qué descubriste cuando comparaste los dos tipos? 

Creo que las diferencias son muy notables. La principal es la especie que se captura: en las redes convencionales no caen muchos de los insectívoros que solemos ver muy poco. Desenredarlos de los monofilamentos realmente es más difícil. Los hilos no se ven con tanta facilidad, así que si se es cuidadoso y se tira sin querer de un hilo enredado en partes blandas se puede herir al animal. 

En otro estudio se han comparado hace poco redes de diseños distintos y se ha visto que las muy finas son menos eficaces. ¿Qué opinas? 

Los murciélagos son hábiles: muerden las redes de monofilamento y se desembarazan de ellas. El otro equipo de investigación revisó las redes como si fueran las normales, cada 15 o 20 minutos, en contraste con lo que hicimos nosotros, que fue entre cada 2 y 5 minutos. No siempre disponemos de bastantes personas para revisarlas con tanta frecuencia. Creo que si comparamos los dos artículos podemos ver los pros y los contras de las redes de monofilamento. Ello permitirá a muchos optar por un equipo u otro, según las preguntas que se planteen. La gente coloca las redes convencionales y supone que todo lo que cae en ellas es lo que hay volando por ahí. Por supuesto, muchos estudios dicen que no es así, pero las seguimos usando. 

¿Qué importancia tiene el equipo elegido en lo que uno descubre? 

Influye mucho, muchísimo. [Los artículos indican] que estamos pasando por alto gran parte de las congregaciones de murciélagos que, por ejemplo, tenemos aquí, en la región neotropical. Opino que las redes de monofilamento son uno de esos instrumentos de los que podemos sacar un buen partido, sobre todo por el coste bastante económico y su facilidad de uso. No dejo de hablar de ellas a todo el mundo. Aquello que nos ayude a llegar a conclusiones que se acerquen, más o menos, a la verdad, creo que es bueno para todos.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.