La tragedia de las minas contrapersonal

Las minas terrestres matan o mutilan a más de 15.000 personas cada año. La mayoría de las víctimas son civiles inocentes, entre ellas un número muy alto de niños. Pese a lo cual, cada día se siguen sembrando por millares.
Por fin, en Ruanda el terrible derramamiento de sangre había concluido. Alphonsine y su familia regresaban a su hogar cuando la niña pisó una mina camuflada. En el hospital de Kigali, regido por EMERGENCY, una organización asistencial, otros médicos y yo hicimos cuanto pudimos para curar las lesiones. La explosión había destrozado las piernas de Alphonsine y fracturado su antebrazo izquierdo. Hubo que amputar ambas piernas por encima de las rodillas. Su hermana sufría una herida penetrante en el cerebro producida por un fragmento metálico; no llegó a recuperar el conocimiento y murió seis horas después de la intervención. Su padre, que iba rezagado unos metros de distancia de las dos niñas, presentaba sólo pequeñas heridas múltiples en el pecho.
En mi calidad de cirujano de EMERGENCY, he tratado a numerosos niños como Al­phonsine y su hermana, víctimas de una nueva clase de guerra. En su gran mayoría, los conflictos modernos no son entre países, sino domésticos: guerras civiles, luchas secesionistas, "limpiezas" étnicas y raciales o campañas terroristas. Hay auténticos ejércitos de soldados irregulares que, sin uniforme, luchan con armas devastadoras en medio de zonas densamente pobladas. Para evitar ser descubiertos, muchos grupos armados se mezclan con la población. A veces, emplean incluso a los civiles como parapetos. En numerosísimas ocasiones, la estrategia militar de un ejército se basa en emplear a grupos civiles como blancos y aterrorizarlos

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.