Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 1996
Química

Los geles, líquidos que no fluyen

Se forman geles cuando se entrelazan ciertas moléculas en disolución y tejen una red que atrapa al disolvente. La teoría de la percolación describe por qué "prenden" los geles.
Las empresas de cosméticos producen geles para el cabello, transparentes y pegajosos, y geles cremosos, suaves al tacto; los cocineros preparan confituras o jaleas; las empresas agroalimentarias venden leches gelificadas, yogures por ejemplo; los pintores recubren las paredes con pinturas-gel que se extienden fácilmente y que no gotean; en farmacia, ciertos geles sirven de soporte a las moléculas activas, retardando la difusión de los principios activos en el organismo.
Los geles parecen estar ya por todas partes, y aún no hemos acabado de imaginar nuevas aplicaciones. Los especialistas en química física investigan ciertos geles "activos", que se deforman por la acción de campos eléctricos y que, un día, podrían reemplazar los sistemas biológicos gastados, por ejemplo para componer músculos artificiales

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.