Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2014
Reseña

Biografía de Dyson

El primer hombre que entendió a Feynman y a Schwinger.

THE PIONEERING ODYSSEY OF FREEMAN DYSON, MAVERICK GENIUS
Por Phillip F. Schewe. Thomas Dunne Books; Nueva York, 2013.

Maverick es un término inglés que viene a significar algo así como iconoclasta o inconformista, o incluso disidente. Son todos ellos calificativos que convienen al protagonista de este libro, Freeman Dyson, físico inglés nacionalizado americano, quien, a punto de cumplir los 90 años, es el último superviviente de los fundadores de la teoría cuántica de campos, la física cuántica relativista que describe las interacciones entre las partículas elementales.

Precisamente uno de los capítulos del libro glosa el hecho de que Dyson se quedase fuera de la terna que consiguió el premio Nobel de física en 1965: Feynman, Schwinger y Tomonaga. Dyson fue el primero que consiguió entender a Schwinger y a Feynman, y se dio cuenta de que sus formulaciones de la teoría eran básicamente equivalentes. Este trabajo tuvo una enorme importancia histórica; de hecho, gran parte de la notación introducida por Dyson ha prevalecido hasta hoy en día en los libros de texto.

Son numerosos los científicos que piensan que Dyson hubiera compartido el premio si no fuese por la famosa cláusula que impide que sea dividido entre más de tres personas. Pero como dice el mismo Dyson con su característica acidez: «es mejor que te pregunten por qué no te han dado el Nobel a que te pregunten que por qué te lo han dado».

Dyson es un espíritu inquieto. Ha colaborado con empresas próximas al Gobierno estadounidense en temas de defensa y ha pertenecido durante muchos años al famoso comité Jason, quizás el más conocido de los think tanks, que adquirió notoriedad en el 68 cuando se hizo pública su complicidad con la represión americana en la guerra de Vietnam.

Con frecuencia ha adoptado posturas minoritarias. No le ha importando trabajar en temas muy especulativos, como el proyecto Orión (viajes espaciales en naves propulsadas por cabezas nucleares), o en la supervivencia de civilizaciones a largo plazo. También es famosa su postura un tanto escéptica sobre la cuestión del calentamiento global.

Mirando el conjunto de su carrera, sorprende un poco que no se le haya concedido ningún premio importante, ni siquiera el Dannie Heinemann de la Sociedad Americana de Física. Aunque es verdad que no ha vuelto a realizar un trabajo del mismo nivel que el que glosamos al principio, no deja de ser cierto que ha hecho importantes contribuciones en temas tan diversos como la materia condensada (fue el primero en darse cuenta de que la estabilidad de la materia dependía de manera esencial del principio de exclusión de Pauli) o las matemáticas puras, su primera gran pasión.

Ha sido criticado por Richard Dawkins por haber aceptado el generoso premio de la fundación Templeton, dedicado a aquellas personas que contribuyen a un entendimiento entre ciencia y religión. En este sentido, es relevante un comentario de Dyson sobre una famosa frase de Steven Weinberg, uno de los físicos teóricos vivos más eminentes. Decía Weinberg —quien es un ateo confeso—, más o menos, que el que personas buenas hagan cosa malas solo es posible gracias a la religión. Dyson glosa la frase diciendo que eso es cierto, pero que es incompleto. La religión también permite que gente mala haga cosas buenas.

Sin embargo, no debe sacarse la impresión de que Dyson es un fanático. Nada más lejos de la realidad. Se le puede describir como lo que los norteamericanos llaman liberal.

A pesar de que las hagiografías no se encuentran entre mis lecturas preferidas —ni siquiera cuando tratan de físicos teóricos—, he de reconocer que este libro proporciona una lectura informativa y amena, presentando un punto de vista bastante objetivo sobre el personaje, sin ser innecesariamente prolijo. El autor, Schewe, es un físico asociado con la Universidad de Maryland que se dedica fundamentalmente a la comunicación de la ciencia al gran público.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.