Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2019
Historia de la ciencia

Los inicios del radar en España

Tecnología y autarquía en los primeros compases de la Guerra Fría.

Prototipo de radar de navegación marítima, conservado en los pasillos del Instituto Torres Quevedo del CSIC. [CORTESÍA DE FRANCISCO SÁEZ DE ADANA]

En 1996, un equipo de investigadores integrado por Roberto Moreno, Ana Romero y Fernando Redrajo catalogó los planos correspondientes a diferentes equipos del Instituto Nacional de Electrónica (INE) que se conservaban en el Instituto Torres Quevedo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Entre ellos se encontraban los de los prototipos de radar construidos en el INE entre 1952 y 1954, los primeros desarrollados en España. Para ello, el Patronato Juan de la Cierva del CSIC contrató a seis investigadores que habían trabajado en radares en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial: Fritz Kallies, Erich Keller, Adolf-Echard Hoffman-Heyden, Richard Schaefer, Joseph Diels y Wilhelm Rupper.

No todos concluyeron su trabajo, bien porque regresaron a su país o porque se dedicaron a otras tareas dentro del grupo de microondas del INE. Así, solo participaron en todo el proceso de fabricación de los prototipos Keller y Schaefer, que pidieron al patronato que facilitase la incorporación de algunos de sus colaboradores, como Hans-Karl Fuchs, Fritz Wächter y Erich Meyer. También se incorporaron al equipo varios ingenieros españoles, entre ellos Rafael Domínguez, Felipe Jiménez, Juan Díaz, María de las Nieves Alfonso, Máximo Hernánz, Antonio de la Fuente, Manuel Navajas, Fructuoso Camps y Joaquín de las Doblas. Gracias al trabajo de este grupo, el INE se convirtió en un centro de primer orden mundial en radares y radiofrecuencia, especialmente en lo que se refiere al radar de navegación marítima. Ello permitió al régimen vender este éxito como uno de los logros más destacados de su política científica. Sin embargo, como se verá en este artículo, la intención inicial no fue incluir el radar, ni los equipos de comunicaciones en general, en la política autárquica del régimen, sino importar directamente estos equipos de otros países más avanzados.

La provisión de radares en Europa y Estados Unidos

El objeto principal de ese desarrollo era la navegación marítima civil. En condiciones meteorológicas adversas, los buques tenían que esperar la intervención de un práctico para entrar en puerto, lo que generaba retrasos y esperas. Los principales puertos europeos ya habían instalado equipos de radar, y algunos de los buques procedentes de otros países contaban asimismo con radares de navegación.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.