Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2002
Antropología

Evolución del color de la piel humana

El color de nuestra piel ha evolucionado en una suerte de fino compromiso entre la tendencia hacia la tonalidad oscura para evitar que la luz solar destruya un nutriente, el folato, y la tendencia hacia la tonalidad clara para promover la producción de.

Entre los primates, sólo los seres humanos tienen la piel desnuda y de distinto color. Geógrafos y antropólogos saben desde hace mucho que el tono de la epidermis no se distribuye al azar: los pueblos que la tienen más oscura suelen encontrarse cerca del ecuador; los que la tienen más clara, cerca de los polos. Durante años, ha prevalecido la teoría de que la evolución engendró los colores oscuros como protección contra el cáncer de piel. Pero una serie de descubrimientos nos ha llevado a formular un nuevo armazón evolutivo para las variaciones cromáticas de la piel humana. Datos epidemiológicos y fisiológicos recientes indican que la selección natural ha creado esa distribución mundial del color para regular los efectos de la radiación ultravioleta (UV) solar sobre ciertos nutrientes, fundamentales para el éxito reproductor.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.