Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 1987
Medicina

El virus del SIDA

Segunda parte del artículo sobre retrovirus humanos. En 1984 se demostró que el SIDA lo causaba el tercer retrovirus humano conocido. Aunque se ha obtenido ya mucha información relativa al agente, sus secuelas serán muy graves.

El SIDA, dramáticas siglas con las que se conoce el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, constituye sin duda la primera pandemia de la segunda mitad del siglo XX. Detectado en 1981, sus orígenes hay que buscarlos en África central, donde probablemente se produjo la primera infección de un ser humano, quizá ya en la década de 1950. Desde esa zona se propagó al Caribe y posteriormente a Estados Unidos y Europa. Sólo en Norteamérica podría haber unos dos millones de personas infectadas. En las áreas endémicas de África y el Caribe la situación es mucho más grave; en algunas zonas podría ser demasiado tarde para impedir la muerte de un número inquietantemente alto de personas.

No obstante el desolador cuadro epidemiológico del SIDA, es mucho lo que se ha averiguado sobre sus causas, y en muy poco tiempo. A los tres años de haberse detectado la enfermedad, se había ya demostrado de forma inequívoca que el agente causante del mal era el tercer retrovirus humano conocido, el virus linfotrópico T-III humano (HTLV-III), también llamado virus de inmunodeficiencia humano (HIV). Como ocurre con otros retrovirus, el material genético del HTLV-III es de ARN.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.