Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 13/12/2018 - Tecnología

    Un dispositivo para medir nuestra exposición al sol

    Colocado en la piel o la ropa, el pequeño aparato aporta datos sobre la cantidad de radiación ultravioleta, visible e infrarroja que acumula el organismo. Destacan sus múltiples aplicaciones tanto cosméticas como médicas.

  • 12/12/2018 - Climatología

    Oscurecer el sol para enfriar la Tierra: el primer experimento

    Unos investigadores tienen pensado rociar la estratosfera con partículas que reflejen la luz solar. En última instancia, de esta forma se podría reducir deprisa la temperatura de la Tierra.

  • 12/12/2018 - Envejecimiento

    La tenacidad beneficia la salud física

    Las personas de edad avanzada tenaces pero también flexibles en sus objetivos gozan de un espacio vital mayor y, con ello, de más relaciones sociales y actividades físicas.

  • 11/12/2018 - glaciología

    Se acelera la pérdida de hielo de Groenlandia

    Los testigos de hielo, los datos de los satélites y los modelos climáticos revelan la violenta transformación de la vasta capa de hielo.

  • 11/12/2018 - Neuropsicología del desarrollo

    ¿Infecciones que desencadenan trastornos mentales?

    Un estudio realizado en Dinamarca asocia la invasión de microrganismos patógenos, durante la infancia y adolescencia, con el desarrollo de la esquizofrenia y otras alteraciones de la personalidad y la conducta.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Investigación y Ciencia
  • Mayo 1991Nº 176

Física de partículas

El Tevatrón

Porque produce antiprotones, los acelera en un anillo con imanes superconductores y los lanza sobre protones, constituye la fuente más potente de datos acerca de las partículas elementales que poseemos.

Menear

El tres de julio de 1983, junto con mis colaboradores del Acelerador Nacional Fermi (Fermilab), en los aledaños de Chicago, empezamos la cuenta atrás de la inauguración del primer sincrotrón superconductor del mundo: el Tevatrón. Iba a lanzar un billón de protones a una velocidad cercana a la de la luz, para lograr una colisión distinta de cualquier otra que haya tenido lugar desde muy poco después del nacimiento del universo. El Tevatrón lanzaría también a los físicos a una aventura sin par en el camino de la comprensión de la naturaleza de la materia, así como en el dominio de la construcción y funcionamiento de aceleradores gigantescos.

La prueba empezó con la puesta en marcha del Anillo Principal, el viejo sincrotrón del Fermilab, que comunicaba a los protones cargados positivamente una energía de 120.000 millones de electronvolts (120 GeV). En un instante crucial, los protones se inyectaron en el Tevatrón, donde se hicieron cargo de ellos más de 1000 imanes superconductores. Los imanes produjeron, con buen rendimiento, un potente campo que guiaba a los protones por una trayectoria circular de 6,3 kilómetros y una anchura de no más de unos milímetros. En la sala de control, los técnicos supervisaban el programa de ordenador que potenciaba los imanes en precisa sincronía con la creciente energía de los protones: 200, 300, 400 GeV... Cuando el campo magnético alcanzó la intensidad de prueba, los protones se lanzaron contra un blanco a un récord mundial de 512 GeV.

Puede conseguir el artículo en: