Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Sobre las Lectures de Feynman y el sobrediagnóstico del cáncer

A HOMBROS DE GIGANTES
En «La búsqueda de la teoría final», de Corey Powell [Investigación y Ciencia, noviembre de 2015], aparece una fotografía que muestra a varios teóricos de cuerdas de la Universidad Stanford; entre ellos, Leonard Susskind. Sobre la mesa pueden verse los tres volúmenes de las Feynman lectures on physics y una copia del libro Gravitation, de Charles W. Misner, Kip S. Thorne y John Archibald Wheeler.

Las Feynman lectures on physics son una introducción elemental a los cursos de física de la universidad. No puedo imaginar que un investigador tenga la necesidad de consultarlo a esas alturas de su carrera, por lo que entiendo que su inclusión fue debida a un deseo de homenajear al gran científico. También he echado un vistazo a Gravitation; aunque mucho más avanzado, sospecho que su presencia también responde a un homenaje.

Ronald Levine
Berkeley, California

 

RESPONDE SUSSKIND: El fotógrafo sugirió colocar en un lugar visible algunos de los libros que más uso. Los libros de Feynman tal vez fuesen concebidos para estudiantes, pero contienen ideas extremadamente sutiles. Si uno se siente confuso sobre algún tema de física, el primer lugar al que acudir son las Lectures de Feynman. Si el tema es la gravedad, el segundo es el texto de Misner, Thorne y Wheeler.

 

MAMOGRAFÍAS Y SOBREDIAGNÓSTICO
Creo que el artículo «Los riesgos de las mamografías», de Alexandra Barratt [Investgación y Ciencia, febrero de 2016], olvida el paso intermedio entre la mamografía y el tratamiento: la biopsia. Esta prueba es la que realmente determinará de qué tipo de tumor se trata (agresivo o no, grado de agresividad y extensión), si necesitará tratamiento y, en caso afirmativo, si precisará tumorectomía o mastectomía, entre otras posibilidades, así como el tipo de quimioterapia.

Cada una de nosotras es muy libre de someterse a las pruebas o tratamientos aconsejados por sus médicos o por las autoridades sanitarias. Pero, dado que todo lo impreso magnifica las opiniones, me parece imprescindible esta aclaración.

Concepción Alonso
Tenerife

 

RESPONDE BARRATT: La excelente observación de la lectora se encuentra en el núcleo del problema del sobrediagnóstico en los cribados de cáncer de mama. Cuando un patólogo examina la biopsia de un cáncer sobrediagnosticado, lo clasifica como un cáncer; es decir, como un tumor maligno. Y dichos análisis son correctos: se trata de diagnósticos acertados desde el punto de vista patológico, no de falsos positivos. Estos últimos corresponden a anormalidades detectadas en las mamografías que, sin embargo, acaban revelándose como no cancerosas una vez que se llevan a cabo otras pruebas.

Vistos al microscopio, los cánceres sobrediagnosticados presentan el mismo aspecto que los demás cánceres. La diferencia entre unos y otros radica en cómo se comportan cuando no se tratan. Un cáncer sobrediagnosticado puede no crecer y no propagarse. Y, si crece, lo hace lentamente, pudiendo llegar incluso a desaparecer con el tiempo.

Los informes patológicos pueden aportar algunas pistas sobre el comportamiento probable de un tumor (qué posibilidades tiene de extenderse o de reaparecer), pero no pueden predecir con seguridad qué cánceres crecerán hasta poner en riesgo la vida de la paciente. Por ello, en el momento de conocer los resultados de la patología, es imposible decir si una mujer en concreto ha sido sobrediagnosticada o no. Esto supone una gran incertidumbre para los médicos y para las pacientes, por lo que, por seguridad, a todas ellas se las somete a cirugía y a tratamientos adyuvantes (radioterapia y terapia endocrina), si bien algunas no los necesitarán nunca. De este modo, el sobrediagnóstico de cáncer de mama convierte involuntariamente a algunas mujeres en pacientes de cáncer de manera innecesaria.

Hoy en día, la búsqueda de métodos para prevenir el sobrediagnóstico constituye una investigación de vanguardia en medicina. Su objetivo consiste en reducir el riesgo de daño iatrogénico en la asistencia médica moderna. España está desempeñando un papel pionero en este campo: en septiembre de 2016, Barcelona acogerá la 4.a Conferencia Internacional para la Prevención del Sobrediagnóstico (www.preventingoverdiagnosis.net).

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.