Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Hace 50, 100 y 150 años

Recopilación de noticias publicadas en Scientific American.
Por Daniel C. Schlenoff

1916: Desnevado de emergencia. Una brigada con un antiguo carro de tracción equina trabaja junto al último modelo de quitanieves. [SCIENTIFIC AMERICAN, VOL. CXV, N.o 25, 16 de diciembre de 1916]

Diciembre 1966
Ruido
«A los ruidos de nuestra vida diaria se les ha culpado diversamente de la elevada tasa de divorcios, de los conflictos sociales, de las indigestiones y otros trastornos orgánicos, como la depresión nerviosa, la hipertensión arterial, la insuficiencia cardíaca e incluso la demencia. La mayoría de tales acusaciones tiene su origen en unas imaginaciones exageradas. Se han efectuado estudios sobre esos perturbadores efectos entre personas que viven en áreas ruidosas: en el centro de Londres, cerca de su aeropuerto y en varias ciudades estadounidenses, algunas de ellas vecinas a bases aéreas militares. Al parecer, un cuarto aproximado de esas poblaciones vive tranquilamente junto a ferrocarriles elevados, carreteras de tráfico pesado, trayectorias de vuelo de aviones y otros focos de ruidos fuertes. En el otro extremo, en torno a un décimo de los entrevistados parece molestarles casi cualquier ruido no causado por ellos mismos.»

 

Diciembre 1916
Entrevista a Thomas Alva Edison sobre el trabajo y la mano de obra
«“Los estadounidenses poseen el don de proceder, aun sin querer, con una alta eficiencia. Tomemos como ejemplo a nuestros autos de bajo precio: son algo que Europa no puede entender. Nuestra mano de obra resulta más cara, pero la valía de un obrero de nuestro país es superior a la de uno extranjero. Harían bien los psicólogos en estudiar la agilidad mental de diferentes naciones. Cuando recorría Europa, registraba la agilidad personal de los hombres. Los franceses eran los más rápidos en atender al claxon de mi automóvil. En Suiza casi se podía atropellar a un hombre antes de que este lo oyera. Ello representa el estado mental peculiar de la gente.”»

Fiebre porcina
«Para los urbanitas, el de cerdo o puerco es un vocablo connotado de mofa o desdén. Pero los granjeros llaman “salva-hipotecas” a esos animales, porque los ingresos generados por su cría responden en gran medida de la prosperidad de su negocio. Hoy hay 68.047.000 cochinos en EE.UU., cuyo valor se cifra en 571.890.000 dólares. Se estima en no menos de 40.000.000 dólares las pérdidas anuales debidas a la fiebre porcina durante los últimos cuarenta años. Las experiencias realizadas a lo largo de 1914, 1915 y 1916, con vistas al control definitivo de la fiebre mediante cuarentenas, medidas sanitarias y tratamientos con suero preventivo, han demostrado la posibilidad de salvar del 85 al 90 por ciento de los animales.»

Desnevado urbano
«Al igual que el Estado Mayor de un ejército elabora su estrategia y planea sus campañas mucho antes de que se declare una guerra, así es como el Departamento de Limpieza de Calles de la Ciudad de Nueva York se enfrenta a las dificultades de combatir la nieve. Allá donde no actúan camiones equipados con arados quitanieves, el trabajo lo hacen brigadas de operarios de emergencia que empujan las masas de nieve con rascadores (véase la ilustración). Los arados se montan en los morros de camiones de cinco toneladas. Idónea para esa tarea es la gran flota de tractores que se emplean en la retirada de basuras.»

 

Diciembre 1866
Patines para disfrutar del hielo
«Que el patinaje se ha convertido en un ejercicio de moda lo evidencia la siguiente declaración referente a los materiales consumidos durante este año por una fábrica de patines de Worcester, en Massachusetts: dos toneladas de latón, 5000 gruesas de tornillos, 50.000 casquillos de latón, 450 kilogramos de metal blanco, casi seis toneladas de palisandro y diez toneladas de acero, convertidos por 35 hombres y mujeres en 25.000 pares de patines.»

Abrigos multicolores
«“Nunca elijas colores al atardecer” es un antiguo dicho, de cuyo valor pueden atestiguar muchos compradores decepcionados. Al ignorar o despreocuparse del consejo, y al considerarse agraciados con una cierta aura de rara excelencia, descubren, cuando vuelve la luz diurna, un color muy distinto al que esperaban. La causa de tal veleidad se explica en un reciente artículo de Phographic News. El análisis espectral revela que las llamas de nuestras lámparas o luces de gas contienen sodio, y este, al quemarse, da una llama amarilla, tal como el estroncio la da roja, y el iridio azul. Esa llama altera la naturaleza de los colores, oscureciendo unos y apagando otros.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.