Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2016
Energía eólica

Protección de alto voltaje

Un laboratorio danés investiga cómo mantener los aerogeneradores a salvo de los rayos.

Transformador monofásico de 400.000 voltios. [ALASTAIR PHILIP WIPER]

Los aerogeneradores son como un imán para los rayos. En caso de impacto, el efecto puede ser devastador: las aspas explotan y los generadores y la electrónica del sistema de control se queman. Por esa razón, varios fabricantes han pedido ayuda al Laboratorio de Alto Voltaje de la Universidad Técnica de Dinamarca. Mediante versiones gigantes de dispositivos eléctricos corrientes (vanos entre electrodos esféricos, transformadores, condensadores), sus instalaciones permiten generar arcos eléctricos de hasta 800.000 voltios. Gracias a ello, las empresas pueden comprobar cómo reaccionarán sus turbinas ante un pico de tensión.

«Muchos laboratorios de alto voltaje parecen de los años sesenta», observa Joachim Holbøll, vicedirector del Centro para la Energía Eléctrica de la universidad. «Pero estamos haciendo un trabajo necesario con el instrumental más moderno. Siempre habrá componentes que parecerán anticuados, pero funcionan.»

Hay otro problema que el laboratorio también intenta abordar. Hoy en día, algunos aerogeneradores son tan altos que, a menudo, desprenden «rayos ascendentes»: estos se originan a partir del propio campo eléctrico de la turbina y salen desde la punta de un aspa al encuentro de un rayo descendente. Holbøll explica que la trayectoria del rayo no cambia el tipo de protección necesaria, pero entender su dinámica es importante para modelizar la frecuencia con que impactan en un parque eólico, un fenómeno en cuya descripción teórica y computacional está trabajando el laboratorio. En 2015, la energía eólica generó el 42 por ciento de la electricidad consumida en Dinamarca.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.