Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 1987
Ingeniería

Energía fotovoltaica

La técnica de la conversión directa de la energía solar en electricidad ha conocido grandes avances. De ahora a 15 años entrarán en servicio centrales generadoras de un millón de watt, basadas en las células solares.

Puede afirmarse, con toda certeza, que la demanda mundial de energía proseguirá en su línea ascendente en el curso de las próximas décadas. Se puede también asegurar, si bien con menos firmeza, debido a variables tecnológicas, que los proveedores de productos energéticos tendrán que enfrentarse con la escasez de combustibles fósiles, con la atención a los efectos contaminantes de tales combustibles y con los posibles peligros de la energía nuclear. Es evidente que se podría hallar un uso para una fuente energética basada en un combustible inagotable y no contaminante. Actualmente podemos contar ya con tal fuente en la célula solar, que convierte la luz del sol en electricidad.

No se trata de ninguna técnica nueva. Las células solares han venido suministrando electricidad a los vehículos espaciales desde el advenimiento de la era espacial y han entrado en la composición de calculadoras, relojes y otros artículos de consumo. Lo realmente nuevo es que la técnica está aproximándose a la fase en que se podrán construir plantas generadoras de un millón de watt. Este proceso se apoya en las mejoras conseguidas en el rendimiento de las células solares para convertir la luz del sol en electricidad y de las reducciones en el coste de su fabricación. Como resultado, el coste de la energía fotovoltaica ha caído de 50 dólares a menos de 5 por watt durante la última década. Con los avances que son de esperar, parece probable que, para finales de siglo, podremos contar con grandes plantas generadoras basadas en células solares.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.