Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Una celebración en familia

Los fundadores de la revista, el equipo actual, colaboradores y lectores comparten recuerdos, experiencias y deseos en un encuentro festivo.

El mejor regalo de cumpleaños
por Laia Torres

«40 años acercándote la mejor ciencia.» Este ha sido el lema de nuestro cuadragésimo aniversario. Resume en pocas palabras el espíritu y propósito de Investigación y Ciencia: tender puentes entre los mejores investigadores y las mentes más inquietas, abrir vías para que los amantes de la ciencia puedan seguir de cerca el desarrollo de la misma y arrojar luz sobre las múltiples dimensiones del conocimiento científico, fruto de una de las empresas humanas de mayor complejidad y, quizá por ello, más fascinantes.

Ser fieles a esta visión fundacional, ser «auténticos», nos ha permitido llegar a los cuarenta con una salud más que envidiable. Ha sido nuestra fórmula de la longevidad. Mantener el rigor del primer día, luchar cada «pelota», cada palabra, cada elemento gráfico. Guiarnos por el faro de la relevancia científica —que no siempre coincide con el de la relevancia mediática—, desoír el canto de las sirenas del «todo por la audiencia» y concentrarnos en la labor y el criterio de los mejores investigadores. Esto es, de hecho, lo que los lectores esperan de nosotros, y lo que vamos a seguir haciendo con la misma ilusión y dedicación del primer día. [Leer más...]

 

Scientific American, de agencia de patentes a embajadora de la ciencia global
por Mariette DiChristina

La ciencia es un motor de la prosperidad humana. Gracias a ella hacemos descubrimientos y los aplicamos a nuestros problemas más difíciles. Las políticas más importantes que se deben adoptar hoy, se trate de la energía, de gestionar una demografía cambiante o de vivir de forma sostenible en un mundo finito, requieren un conocimiento básico de la ciencia. Podemos estar agradecidos de tener revistas como Investigación y Ciencia, con su maravillosa tradición de ofrecer una visión del mundo basada en pruebas.

¿Siente quizá curiosidad por saber más sobre la revista matriz de Investigación y CienciaScientific American, que se traduce hoy a catorce lenguas de todo el mundo? Forma parte de Springer Nature. Cuenta con más de siete millones de lectores en sus plataformas impresa y digital. Y se distingue de las demás revistas de divulgación en que se vale regularmente de expertos como autores de sus contenidos (más de 150 premios nóbel han escrito para ella más de 250 artículos).

Scientific American es la revista que más tiempo lleva publicándose en Estados Unidos de forma ininterrumpida. Se fundó el 28 de agosto de 1845 —¡en agosto de 2015 celebró su 170.o aniversario!—. Durante más de medio siglo fue un semanario. Como además ha sacado suplementos durante decenios, su archivo digital atesora más de 150.000 artículos. Hubo incluso una edición traducida al castellano en el si-
glo XIX. Aunque solo duró un par de décadas, su existencia ofrece una muestra de la importancia que la presencia internacional ha tenido siempre para Scientific American, tal y como la tiene para la ciencia misma. [Leer más...]

 

Los orígenes de Investigación y Ciencia
por Francisco Gracia

Resulta sorprendente comprobar cuán profundamente han cambiado tantas cosas en solo cuarenta años. Los primeros números de Investigación y Ciencia se compusieron en bloques de plomo mediante linotipias y se imprimieron por pliegos en máquinas que hoy son piezas de museo. Se diría que la principal diferencia la constituye el rango ocupado por la informática en ambas épocas. El hoy día omnipresente ordenador personal era entonces completamente desconocido; faltaba todavía un lustro para que hiciera su aparición. Los ordenadores eran raros instrumentos empresariales o fabriles. Pronto la composición del texto pasó a realizarse mediante ellos, gracias a la fotocomposición, no sin problemas. También la gestión de las suscripciones y los procesos administrativos y contables se realizaban entonces con la ayuda de máquinas no electrónicas, lo que hoy se conoce como «manualmente».

Tal era el estado general de las artes gráficas y administrativas, y nada de esto impedía la publicación de millones de ejemplares de libros y revistas por todo el mundo. Tampoco el hecho de que solo uno o dos pliegos de la revista entera se imprimiesen a todo color impedía que se plasmase fielmente el peculiar estilo expositivo que caracterizaba desde hacía varios decenios a Scientific American, consistente en el decurso paralelo del texto y las ilustraciones de cada artículo, en armonía y complemento cuidadosamente preparados. Luego vendría la exuberancia del color en todas las páginas y el predominio de las tomas fotográficas sobre los esquemas, no siempre con indiscutible ganancia de eficacia pedagógica o cantidad de información ­transmitida. [Leer más...]

 

A hombros de gigantes
por José María Valderas

A hombros de gigantes llegó Investigación y Ciencia en octubre de 1976, a un público ansioso de conocimientos en un momento crucial de la historia de la España contemporánea, abierta a la democracia. Los gigantes tenían nombre y apellido: Gerard Piel, Dennis Flanagan y Donald H. Miller. Habían comprado en 1948 la cabecera de Scientific American, un tabloide creado en 1845 dedicado a inventos y descubrimientos. Piel y Flanagan procedían de la Life, una revista gráfica de éxito millonario. Se propusieron transformar el viejo planteamiento de la revista y darle un aire nuevo, donde la ilustración formara un todo único con el texto y no se limitara a ser mero apéndice decorativo. Convirtieron la nueva revista en un medio autorizado y prestigioso, en el que los autores eran los mismos científicos que estaban roturando la avanzadilla del campo en cuestión, auxiliados en su redacción e ilustración por el equipo de la revista.

Partidarios de que el saber era un derecho de la humanidad entera, fomentaron la participación de los beneficios de la ciencia en todo el mundo. Y así fueron apareciendo las múltiples ediciones de Scientific American en otros países y lenguas.

No contábamos en España con un medio similar. Había habido algunos esfuerzos beneméritos. De hecho, la divulgación de la ciencia había sido objetivo principal, aunque apenas conocido, de figuras señeras de la filosofía hispana en la primera mitad del siglo XX: Manuel García Morente, José Ortega y Gasset o Xavier Zubiri. La propia Revista de Occidente había traducido algunos artículos de Scientific American. Empeños efímeros fueron Euclides, sobre lógica y matemática, Las Ciencias y otras menores. Solo resistía Ibérica como publicación periódica. Algunas editoriales habían traducido compendios de artículos de la revista americana, que gozaron de buena aceptación en nuestra comunidad universitaria. [Leer más...]

 

Gracias por haberlo hecho posible
por Pilar Bronchal

Prensa Científica, como empresa, e Investigación y Ciencia, como revista de divulgación científica, cumplen cuarenta años de vida. Mis antecesores, Francisco Gracia y Jose María Valderas, han explicado en las líneas precedentes cómo fueron fundadas la empresa y la revista, y cuáles han sido sus fuentes y sus aportaciones. Y también lo que significa cumplir cuarenta años en el panorama editorial de la divulgación científica en español. Me gustaría añadir algunos comentarios sobre las razones que creo nos permiten estar aquí y celebrar todos juntos este 40.o aniversario.

En primer lugar, nuestra filosofía permanece intacta: Prensa Científica ha creído siempre que la ciencia es comprobación y contraste y, sobre todo, en palabras de Gracia, «conocimiento no solo compartible, sino compartido de hecho». Y esa es nuestra labor, servir de canal para que los mejores investigadores puedan poner sus conocimientos al alcance de los innumerables lectores interesados en el avance y el progreso. Y para ello, desde el primer momento, hemos sido conscientes de que nuestra labor se basaba en un respeto profundo por los dos polos a quienes conectábamos: los autores y los lectores. Esa ha sido, y es, nuestra forma de trabajar y de publicar. [Leer más...]

Este artículo incluye

A hombros de gigantes

    • José María Valderas

La experiencia de colaborar con Investigación y Ciencia

    • VV. AA.

Con motivo del 40.º aniversario de Investigación y Ciencia hemos invitado a algunos de nuestros colaboradores habituales para que nos cuenten qué ha significado para ellos participar en la revista.

Anécdotas y opiniones de nuestros lectores

    • VV. AA.

Con motivo del 40.º aniversario de Investigación y Ciencia hemos invitado a nuestros lectores para que nos cuenten cómo la revista ha influido en su vida.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.