Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

En «El multiverso cuántico»» [por Yasunori Nomura; Investigación y Ciencia, julio de 2017], el autor expone la idea tradicional de un multiverso en el que los «universos burbuja» son creados por el proceso de inflación cósmica, así como una teoría alternativa según la cual dichos universos no coexistirían en el espacio real, sino en un «espacio de probabilidades», donde corresponderían a resultados potenciales de observaciones. Nomura indica que tal vez podríamos ver signos celestes de una «colisión» entre universos. ¿Implica ello que nuestra burbuja podría colisionar en cualquier momento con otra? Y, de ser así, ¿«estallaría» nuestro universo sin previo aviso?

E. Dennis Kell
Mays Landing, Nueva Jersey

Nomura señala que las galaxias muy distantes son inobservables porque se están separando de nosotros a una velocidad mayor que la de la luz, un límite conocido como «horizonte cosmológico». Sin embargo, la teoría de la relatividad impone que nada puede moverse a velocidades superlumínicas, por lo que ello violaría la teoría de Einstein.

Bruce Barnbaum
Granite Falls, Washington

RESPONDE NOMURA: Dada la naturaleza eterna de la inflación del espacio en que reside nuestro universo, puede darse casi por seguro que este acabará colisionando con otro tarde o temprano. Sin embargo, es muy improbable que nuestra burbuja «estalle», ya que el efecto se vería diluido por la gran cantidad de acontecimientos que han ocurrido en nuestro universo. De hecho, la atenuación del fenómeno sería tan intensa que las posibilidades de observar el más mínimo signo de semejante colisión son, por desgracia, muy bajas.

En cuanto a la pregunta de Barnbaum, no hay aquí ninguna contradicción. Si definimos la velocidad como el cambio de posición física por unidad de tiempo, es cierto que los objetos distantes se separan de nosotros a velocidades mayores que la de la luz. Sin embargo, ello se debe a que es el espacio mismo lo que se expande, no a que los objetos se muevan a velocidades superlumínicas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.