Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 2010
Filosofía de la ciencia

Hawking y la necesidad de Dios

La reciente publicación de El gran diseño, de Stephen Hawking y Leonard Mlodinow, ha levantado polémica: para algunos, la obra se arroga haber demostrado científicamente la inexistencia de Dios.

Frank Zauritz Redux Pictures

La reciente publicación de El gran diseño, de Stephen Hawking y Leonard Mlodinow, ha levantado polémica: para algunos, la obra se arroga haber demostrado científicamente la inexistencia de Dios. Según los autores, la física puede explicar el origen del universo y por qué las leyes físicas son las que son. El universo surgió "de la nada" por obra de la gravedad, y las leyes de la naturaleza no serían sino un accidente del universo particular en el que nos ha tocado vivir. "Es posible responder a estas cuestiones sin salir del ámbito científico y sin recurrir a ningún ser divino", sostienen.

Algunos teólogos han replicado que, por definición, la existencia de un creador se halla más allá de los límites de la ciencia. Otros tacharon el libro de ingenuo desde un punto de vista filosófico: arguyen que las leyes que causaron la aparición del universo debían existir con anterioridad a la gran explosión y que la "ley de la gravedad" parece ser algo muy diferente de "la nada".

Por su parte, los autores han respondido que su intención jamás fue afirmar que la ciencia demostrase la inexistencia de Dios. "Dios podría existir", afirmó Hawking en un programa de la CNN, "pero la ciencia puede explicar el universo sin la necesidad de un creador". Según Mlodinow: "No afirmamos haber demostrado que Dios no existe; ni siquiera hemos dicho que Dios no haya creado el universo". En cuanto a unas leyes físicas anteriores a la existencia del cosmos, "si alguien desea considerar a Dios como la personificación de la teoría cuántica, no hay problema".

Por otro lado, la explicación científica del origen del universo podría no ser tan completa como los autores dan a entender. En opinión del cosmólogo Marcelo Gleiser, del Dartmouth College, "las teorías a las que recurren Hawking y Mlodinow [la teoría de cuerdas y la aún más misteriosa teoría M] vienen a gozar de tantas pruebas empíricas como la existencia de Dios". Leonard Susskind, físico teórico de la Universidad de Stanford y cuyo libro El paisaje cósmico: teoría de cuerdas y el mito del diseño inteligente (2006) también cuestionaba la necesidad de un creador, reconoce que no todos los físicos creen haber encontrado una teoría completa: "Diría que no estamos ni cerca de conseguirlo". Exista Dios o no, sus obras resultan difíciles de comprender.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.