Aceleradores de partículas mediante plasma

Los campos eléctricos generados en los plasmas impulsan electrones a energías elevadas. El proceso promete campos 10.000 veces más intensos que los alcanzados mediante los aceleradores más potentes.

Lanzando partículas cargadas unas contra otras a velocidades próximas a la de la luz, los aceleradores de alta energía nos han permitido avanzar en el conocimiento de la estructura de la materia, de las fuerzas fundamentales de la naturaleza y del origen del universo. En los años treinta, los ciclotrones, que generaban energías de un millón de electronvolt (MeV), simulaban las condiciones existentes en los núcleos de las estrellas gigantes y provocaban en el laboratorio las condiciones para el estudio de las reacciones nucleares. Más recientemente, los sincrotrones y los aceleradores lineales, a mil millones de electronvolt (GeV), han explorado las condiciones existentes en el interior de las estrellas de neutrones y han demostrado la existencia de la antimateria. Los sincrotrones de protones actuales, a un billón de electronvolt (TeV), analizan cómo era el universo una milmillonésima de segundo después de su nacimiento.

A medida que avanza el proyecto del mayor acelerador del mundo, el supercolisionador superconductor, la técnica de la aceleración se ha ido aproximando al límite de sus posibilidades reales. Afortunadamente ha surgido una técnica nueva: la aceleración de partículas mediante plasma, que puede convertirse en un camino prometedor para conseguir energías aún mayores.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.